Spread the love

Si hay un periodista que conoce con detalle el caso de Alex Saab es Roberto Deniz, quien por años le ha llevado el pulso a su red internacional de corrupción. Desde este conocimiento señala que Saab “era como el contable de Nicolás Maduro”, es decir, quien conoce muchos de sus cada vez más opacos movimientos financieros con recursos públicos. Su eventual extradición desde Cabo Verde obligará al empresario colombiano a contar todo lo que sabe o a enfrentar una larga pena en Estados Unidos, de allí la presión y las gestiones que hace el régimen venezolano para impedir que esto suceda.

Por Alejandro Hernández | La Gran Aldea

El nombre de Alex Saab alcanzó notoriedad en la opinión pública gracias al trabajo de investigación periodística de un equipo de profesionales donde Roberto Deniz ha jugado un papel protagónico. El costo de esta labor ha sido alto. Este periodista venezolano, al igual que sus compañeros del portal Armando.Info, paga el precio del exilio a causa de estas investigaciones sobre una de las más robustas redes de corrupción gestadas de la mano de las autoridades venezolanas, algo que parece finalmente quedar en evidencia dada la férrea defensa del régimen de Nicolás Maduro al empresario colombiano recientemente detenido en su paso por Cabo Verde, al punto de que lo considera uno de sus diplomáticos.

“Es evidente que en lo personal ha sido un costo muy alto y que ahora ni siquiera sé cuándo pueda volver a Venezuela, pero profesionalmente era lo que tenía que hacer”, sostiene en tono reflexivo quien mejor le lleva el pulso al caso de Saab y a su red, que no solo envuelve al entorno cercano de la pareja presidencial venezolana, sino que permeó a lo interno de los partidos de oposición y melló el seno de la propia Asamblea Nacional, como lo demostraron otras investigaciones realizadas por Deniz sobre la actividad parlamentaria que se hicieron públicas a fines de 2019. Se trata de un trabajo arduo, riguroso y de alto riesgo, que recién parece comenzar a rendir frutos.

-¿Cómo empezaron los negocios de Alex Saab en Venezuela?

-Su primer gran negocio con el chavismo llegó con el propio Hugo Chávez a finales de 2011. Fue un contrato por más de 600 millones de dólares para la supuesta construcción de casas prefabricadas y que llevó a Alex Saab a firmar el acuerdo en el Palacio de Miraflores, video que ha circulado nuevamente en las redes tras la noticia de la detención. Ese negocio fue tan opaco como todos los que han protagonizado desde entonces en Venezuela Alex Saab y su socio, Álvaro Pulido Vargas. En su momento fue muy investigado por la Fiscalía ecuatoriana porque desde ese país era que ellos enviarían los materiales para la construcción de las casas y se encontraron irregularidades como exportaciones ficticias. Pero el gran salto de Alex Saab llegó apenas Nicolás Maduro asumió como presidente en abril de 2013. Rápidamente lo benefició con las obras de los “gimnasios verticales” y la asignación de divisas preferenciales en las subastas del Sicad.

“El régimen toca a quien quiera cuando quiera. Con el desmantelamiento institucional que ha sufrido el país, todos los ciudadanos estamos expuestos a arbitrariedades de cualquier naturaleza”

Roberto Deniz

-¿Cuánto dinero ha recibido Alex Saab por los contratos de los CLAP?

-Para ese negocio han utilizado varias sociedades de papel como Group Grand Limited, S.A. (Hong Kong), Asasi Food Fze (Emiratos Árabes) y Mullberry Proje Yatirim. Esos contratos suman alrededor de 1.500 millones de dólares, sólo entre finales de 2016 y 2018. En el caso de los CLAP el agravante es que han sido millones de dólares para comprar alimentos de la peor calidad, como también demostramos en varios reportajes con estudios físico-químicos de la leche en polvo y el atún enlatado. Eso mientras Maduro le decía al país que no había recursos financieros y aquello de “Dios proveerá”.

-¿Cómo pasa al negocio del oro?

-A mediados de 2018 Maduro nombra como presidente de la estatal Minerven a un ex empleado de Saab en Fondo Global de Construcción y la fantasmal petrolera Trenaco, también beneficiada en su momento con un millonario contrato con PDVSA. Es el momento en que Maduro empieza a quemar las reservas de oro del Banco Central de Venezuela, así como a acelerar la explotación del oro del Arco Minero del Orinoco para usarlo como forma de pago, y también para intentar evadir las sanciones financieras de Estados Unidos. Al propio Saab le han pagado con oro que ha terminado en Turquía o los Emiratos Árabes Unidos, que finalmente es vendido en esos países o lo usa para obtener préstamos en los bancos, y así conseguir dinero en efectivo.

Siga leyendo en La Gran Aldea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *