Spread the love

Una megarumba organizada el pasado mes de marzo, “aderezada” con narcóticos y dos contagiados de Covid-19, que generaba un ruido ensordecedor que interrumpía la tranquilidad de la cuarentena de los vecinos de la novena transversal de Los Palos Grandes, en la urbanización Altamira del municipio Chacao del estado Miranda, llegó a su fin cuando funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), allanaron la quinta identificada como E3 y detuvieron a las 18 personas que se encontraban en ese inmueble.

El procedimiento policial, apegado a lo establecido en el decreto presidencial 6.519 emitido el pasado 13 de marzo mediante el cual se declaró el estado de alarma en el país por la pandemia de coronavirus -y que entre otras cosas prohíbe fiestas y aglomeraciones de personas-, abrió una “caja de Pandora”, sobre los ya conocidos tentáculos de la corrupción en Venezuela.

Eduardo Capriles, primo de Henrique Capriles Radonski, en una de las muchas fiestas de Jorge Echenagucia

Asimismo, puso en la palestra el tema de la responsabilidad ciudadana, debido a que en tiempos en los que se llama a extremar las medidas de aislamiento social e higiene, dos sujetos que ya habían estado incursos en el escándalo de la fiesta de Los Roques, donde se registró un brote del virus chino según reveló el propio Nicolás Maduro, estaban en esta celebración.

Lo primero que resalta sobre este caso es la identidad del propietario de la quinta: el sujeto se llama Jorge Eduardo Echenagucia Vallenilla, de 45 años de edad, quien sumó otra “hazaña” a su ya extenso prontuario policial.

Y es que en noviembre de 2018, el fiscal general de la República designado por la Asamblea nacional Constituyente, Tarek William Saab, informó que Jorge Echenagucia, como accionista de la empresa Comercializadora C&C C.A., había sido detenido por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) por estar implicado en una trama de corrupción que culminó con el desfalco de 14 millones de dólares de Cadivi.

En aquella ocasión, Tarek William Saab también dijo que Jorge Echenagucia junto a un sujeto identificado como Gustavo La Chica, “se han encargado desde 2014 de financiar un festival anual de música electrónica en Margarita, conocido como Partaï Margarita Weekend, evento en el que habrían comercializado ‘cocaína rosa’ por un costo de 100 dólares el gramo”.

Lo que hay detrás de la fiesta en Chacao donde fueron detenidas casi 20 perdonas por violar la cuarentena:..Según el periodista Román Camacho, el organizador y uno de los detenidos es Jorge Echenagucia, "quien habría sido detenido en 2018 por presuntamente comercializar Cocaína Rosa, también estaría asociado al caso del expresidente de Bandes, Alejandro Andrade, ambos casos sobreseído". En el vídeo dice que llamará al Fiscal General…Con información y video NTN24 ..#COVID_19 #quedateentucasa #cuarentena #cuidarte #Venezuela

Posted by Costavisión TV on Tuesday, March 31, 2020

En este nuevo “contacto” con la justicia, en el que vociferaba mientras era aprehendido por los funcionarios de la PNB que iba a llamar al fiscal general de la República, al tiempo que exigía que no lo grabaran, fue imputado por estos cinco delitos, según dijo el propio Tarek William Saab:

– Porte ilícito de arma de fuego, al incautársele una pistola Glock de 9 milímetros con 17 cartuchos.
– Posesión de estupefacientes y sustancias psicotrópicas, al hallarse 49 pastillas de narcóticos.
– Violación al Decreto Presidencial Nº 6.519.
– Alteración al orden público.
– Resistencia a la autoridad.

Otra arista de este caso es que en esa fiesta, al menos dos de los 18 que estuvieron presentes habían bonchado también en la isla de Los Roques a principios del mes de marzo, donde estuvo presente Jesús Amoroso, mejor conocido con el alias de “El Duke”, y quien es hijo del contralor general del régimen chavista, Elvis Amoroso.

Todos los asistentes a esa rumba que se prolongó por varios días y que culminó en discotecas de lujo en Caracas fueron identificados, pero tuvieron la “suerte” de no ser detenidos, como si ocurrió con estos que festejaban en Altamira.

Los dos jóvenes que dieron positivo con coronavirus fueron identificados como Luis Rafael Orcetti Palacios y Daniel Fernando Rodríguez Fernández.

Según dijo el fiscal general, ambos contagiados de Covid-19, “fueron trasladados a hospitales centinelas”

En la misma alocución, Tarek William Saab dijo que el resto de los detenidos, “fueron trasladados a un Centro de Diagnóstico Integral (CDI) para la correspondiente evaluación, revisión” y aislamiento, para determinar si estaban o no contagiados de coronavirus.

Esta es la identidad del resto de los aprehendidos: Jean Carlos Perdomo Posuelo, Belisa Carolina Cartés Miquilena, Daniela Patiño, Macubei Flores (Rumania), María Chuecos, Antar Ouakeak, Verónica Elena López Moreno, María Betania Cartés Miquilena, José Armando Brito Cuello, Keisgki Leandro Giménez Prieto, Mario Kardiago, Yoglis Mota, Franklin Ramírez y Hernán García.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *