Spread the love

Una serie de documentos que aquí presentamos ilustran el esquema corrupto con el cual se expoliaron millones de dólares a la estatal petrolera.

Por Maibort Petit | Venezuela Política

Documentos comprueban cómo Abraham José Shiera Bastidas, a través de su empresa Vertix Instrumentos S.A., la cual tenía la representación de la marca Rosemount en Venezuela, vendía con sobreprecios a PDVSA los transmisores de temperatura diferencial y presión manométrica, para lo cual contaba con la presunta complicidad de Gustavo Enrique Oses Gutiérrez, a cargo para la época de la Gerencia de Servicios Técnicos de Bariven, departamento encargado del registro de proveedores internacionales a través del sistema SAP.

Shiera Bastidas, socio del magnate petrolero Roberto Rincón, procesado en la Corte del Distrito Sur de Texas donde se declararon culpables haber violado la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) de Estados Unidos, destinada a combatir el pago de sobornos desde compañías estadounidenses a empresarios o funcionarios públicos extranjeros, aguarda por la sentencia al haber participado en un esquema masivo de corrupción y lavado de dinero[1].

Vertix es una empresa ampliamente cuestionada en cuya junta directiva figuraban Abraham José Shiera Bastidas (presidente), Ricardo José Ricardo Bravo (Director), Fernando Ardila Rueda y Noel Antonio Maestre González, la cual está inhabilitada para contratar con el estado venezolano, pero hasta 2014 su certificado fue el N° 0000102300733718[2].

Entretanto, Gustavo Oses está señalado de presuntamente participar en un esquema de corrupción que operó en Bariven y que habría permitido favorecer a determinadas empresas con el otorgamiento a discreción de jugosas órdenes de compra y contratos. La manipulación del sistema SAP habría servido a Oses alterar, según sus intereses, el registro de los proveedores internacionales de la estatal petrolera. Su aval en las era crucial[3].

En el caso que nos ocupa, de acuerdo a nuestras fuentes, se observa cómo se daban estas manipulaciones del SAP para favorecer a la empresa de Shiera, particularmente con la asignación de contratos para la adquisición de transmisores (de presión, temperatura, nivel, flujo, etc.), relacionados a la marca estadounidense Rosemount, la cual estaba representada en Venezuela por Vetrix Instrumentos S.A. En esta entrega mostramos dos comunicaciones y una serie de documentos que ilustran el esquema corrupto implementado que permitió el desfalco de millones de dólares a PDVSA. En ellos, aunque Oses apenas es mencionado, su figura silente es vital para el funcionamiento del esquema.

La advertencia de 2007

El 27 de junio de 2007, Enrique Davis, de Soporte Operacional de Automatización de Plantas de la Gerencia de AIT de PDVSA Occidente, reenvió a Vanessa Rivera y a Pedro Martínez, un mensaje que ya había remitido el 6 de marzo de 2007 a Jacqueline Almarza, Víctor Cohen, Gustavo Oses, Tito José Osorio, Luis Prieto, Pedro Valdez y Danny Caicedo, cuyo asunto y contenido eran las “Observaciones sobre codificación SAP-Caso transmisores de temperatura diferencial y presión manométrica”.

La comunicación refería una conversación previa sostenida con Tito Osorio de Bariven en La Salina, donde se planteaba el problema que se presentaba debido a los números SAP asignados a los transmisores de temperatura, presión diferencial y presión manométrica, los cuales tenían una «descripción de material» que incluía una mención explícita al fabricante estadounidense Rosemount (Emerson), además de incluir códigos de modelos específicos de esta marca (Rosemount de Emerson).
Enrique Davis advertía que los números SAP de equipos completos debían darse, según especificaciones técnicas, sin mencionar marca alguna. Igualmente, subrayó que solamente en casos de repuestos específicos de equipos de determinados fabricantes, se podrían hacer referencia a una marca.

También alertó que un convenio de partes y repuestos como el descrito referido a transmisores, “no debería utilizarse para adquirir los transmisores completos, sino sólo algunas ‘partes’ que sirvan como ‘repuestos’ para reparar los transmisores existentes en una instalación dada. También es de suponer que los precios dados en el marco de un ‘convenio’ deberían de ser más económicos para PDVSA que los dados por la misma empresa sin dicho ‘convenio’».

El correo ejemplificó que, en el caso de los transmisores, podían comprarse partes de una marca y de otra en algunos de sus componentes. Subrayó que no es necesario reparar averías usando partes de la misma marca y modelo.

En específico, Enrique Davis refirió que había asistido el 1º de marzo, a una presentación el Comité Técnico Permanente de ingeniería y Automatización (CTPIA), en la que José Argüello, de la empresa Sincotec, la cual representa al fabricante de transmisores marca Yokogawa (Japón), alertó que los precios en dólares de los transmisores Rosemount se estaban ofreciendo a PDVSA, se habían triplicado en 2006 respecto a 2002.

Subrayó Davis de Argüello había trabajado hasta 2006 con la empresa Vertix, la cual representa a los transmisores marca Rosemount, por lo que los datos y documentos presentados por este era muy probable que fueran fiables.

La comunicación destacó que los precios dados a PDVSA para transmisores Yokogawa, eran casi la mitad de los ofertados por Rosemount. Una observación que igualmente aplicaba en el caso de los transmisores SMAR (Brasil), de acuerdo a información suministrada por la Empresa Eleinca. La cual era representante del fabricante de los citados transmisores SMAR que, para la fecha, ensamblaba algunos modelos en Barquisimeto.

Del mismo modo, Enrique Davis señaló que habían suscrito “Contratos Marco para el Suministro de Partes y Repuestos», en los que se incluían los equipos, a saber, los transmisores, completos, además de los sensores. El monto de algunos de estos contratos oscilaba los Bs. 16 millardos.

La comunicación de Davis concluyó con la petición de que se realizara una revisión y se cambiaran las especificaciones dadas en los campos «‘descripción de materiales’ para los distintos números SAP correspondientes a los Transmisores y Sensores de variables comúnmente usadas (temperatura, presión, flujo, entre otros), de tal manera que no aparezca mención explícita de marcas y modelos de fabricantes específicos”.

La Minuta de CTPIA

La minuta de la reunión en la que Enrique Davis refiere que José Arguello (Sincotec) advirtió del incremento del precio de los transmisores de Rosemount, recoge el citado gerente de ventas de la empresa ofertante, que representa al fabricante Yokogana, en su presentación “de las características técnicas y económicas de los equipos de instrumentación y control que fabrican y que son distribuidos a nivel nacional por la empresa Sincotec. Los equipos son: transmisores de nivel y presión, medidores de flujo, etc. Asimismo, presentó una tabla comparativa de precios de fabricantes de equipos similares, en las cuales se observó desviaciones de dos a tres veces por encima a los precios de Yokogawa. De esto se ha informado al personal de PDVSA que tiene que ver con el proceso de selección y procura de los equipos, para que analicen tales desviaciones con los equipos de Yokogawa que cumplen con los requisitos técnicos exigidos por PDVSA”.

Se acordó remitir esta presentación a la gerencia general de PDVSA Occidente y a la gerencia de Bariven.

La presentación de Argüello

El gerente de ventas de Sincotec, José Argüello, en una sección de su presentación ante el Comité Técnico Permanente de ingeniería y Automatización (CTPIA), refirió que en la licitación general Nº 660008234, referida al contrato marco para el suministro de Transmisores de presión estática diferencial y temperatura convocada el 26 de junio de 2001, se otorgó la buena pro a la empresa Vertix Instrumentos el 3 de diciembre de 2001.

En dicho proceso, la empresa Eleinca fue descalificada en la evaluación técnica, quedando en la competencia la empresa Honeywell cuya oferta fue de Bs. 2.333.210.612,34, mientras que la de Vertix fue de Bs. 2.097.623.968,00.

Siga leyendo en Venezuela Política

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *