Spread the love

Era 28 de julio cuando los termómetros de la capital alcanzaron los 40 grados y los noticiarios hablaban de forma hiperbólica sobre los rebrotes de la covid-19. Ese día, la edición madrileña del diario El País apareció sin publicidad. Maticemos: en realidad, sus páginas 1, 12, 16, 17, 18, 24, 36, 41, 44, 47 y 48 incluyeron mensajes sobre promociones y productos del Grupo Prisa, pero no había ningún anuncio como tal. Se puede decir que lo único que hizo que entrara dinero en caja fue la esquela del señor Zoilo Navarro Hoyo.

Por Rubén Arranz | Vozpópuli

La realidad de su principal competidor, El Mundo, no es mucho mejor. Ese día, lucía un anuncio del Grupo Retiro en su portada, otro de Palacio de Bornos en la página 7, un encarte comercial sobre Grecia, dos pequeñas referencias del Espacio Fundación Telefónica y del Ayuntamiento de Móstoles en la 29, una publicidad sobre un centro terapéutico contra el alcoholismo en la 30 (útil para periodistas de todo medio), otro de una Junta General de Accionistas en la 32 y otro de la Comunidad de Madrid en la 33.

Puede parecer que ese día sacó una gran ventaja a El País y, a la vista de las dos ediciones, así es. Pero, en realidad, el resultado está muy alejado de lo que era habitual en los buenos años del sector. De hecho, el diario se lanzó con tan sólo 48 páginas.

Hubo un tiempo en el que los días de playa solían comenzar con un viaje al quiosco para comprar el periódico. Lo cantaba Ella Fitgerald: “Es verano y la vida es fácil”; por lo que el repaso a las noticias podría alargarse, en la tumbona, hasta bien pasado el mediodía. Sucede que la vida ha cambiado y se ha impuesto un aparato que ha generado oportunidades, pero también ha llevado al borde de la ruina a algunos sectores: es el teléfono móvil. ¿Para qué gastar el dinero en un diario si la información circula gratis por internet y si, además, suele contener información que ya se sabe desde hace unas cuantas horas?

Siga leyendo en Vozpópuli

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *