Spread the love

La familia no tenía nada en casa, dice la madre de seis hijos Luisa Hernández, de 30 años, del estado de Zulia, Venezuela. “Ver a tus hijos crecer sin comida, sin nada, es insoportable.

Paddy Dowling | The Guardian

“Comer de los cubos de basura para sobrevivir no era vida, así que nos fuimos. Pero, ahora con la pandemia, estamos en el limbo, estamos atrapados en Colombia y tenemos hambre nuevamente. Hemos pasado de una crisis a otra».

El colapso económico total de Venezuela ha alimentado una crisis humanitaria a gran escala, compleja y poco financiada. Se estima que 4.5 millones de venezolanos han huido de un país asolado por el desempleo, el colapso de los servicios públicos, un sistema de salud difunto y una grave escasez de alimentos.

Y como refugiadas, las mujeres son las más vulnerables a la explotación laboral y sexual, la trata y la violencia.

La clase trabajadora principal salió de Venezuela en gran parte a pie, con sus posesiones mundanas metidas en bolsas negras o rodando detrás de ellas en maletas, viajando por caminos y autopistas para cruzar las fronteras, legal e ilegalmente, a países que ahora enfrentan la crisis.

El coronavirus exacerbó el problema de la entrada ilegal y obligó a los caminantes a tomar caminos informales o trochas, ya que los bloqueos en Sudamérica cerraron las fronteras.

«He escuchado muchas historias sobre mujeres en estos senderos», dice Paola Vargas, de 36 años, madre de tres hijos atrapada en Cúcuta, en la frontera norte de Colombia. “Los contrabandistas, traficantes y grupos armados irregulares cobran alrededor de $ 2.50 para que pueda cruzar la frontera. No es un cruce legal ni es seguro. No hay garantías de que salgas de allí, especialmente si eres mujer «, dijo.

“Los hombres piensan que debido a que estás solo con niños, las mujeres deben venderse a sí mismas. He tenido varias propuestas para venderme para alimentar a mis hijos. Es realmente difícil rechazarlo porque necesito el trabajo”, agrega Vargas.

Durante el encierro, los venezolanos, que constituyen más del 50% de la fuerza laboral informal de Colombia, se han visto obligados a confinarse, sin ninguna fuente de ingresos para pagar la comida y el alquiler.

Alexandra Moncada, directora de país de Care International en Ecuador, dice: “Hay 400 desalojos por día solo en Ecuador durante la pandemia, debido a la incapacidad de pagar el alquiler, lo que obliga a familias enteras a dormir en la calle, incluidas las mujeres embarazadas y niños. Las condiciones de vida han pasado de mal a peor, especialmente para cientos de adolescentes de hogares pobres y migrantes”.

La comunidad internacional y los gobiernos nacionales han hecho poco para abordar cuestiones específicas de género.

«Los refugiados venezolanos desde Bogotá hasta Lima obligados a trabajar sexualmente para sobrevivir no tienen más opción que continuar trabajando durante la pandemia de coronavirus», dice Karina Bravo, una ex trabajadora sexual que ahora ayuda a proteger los derechos de las niñas trabajadoras en Ecuador a través de la Red Latinoamericana de trabajadoras sexuales.

Ecuador introdujo la cuarentena obligatoria en abril, pero en mayo las niñas venezolanas fueron obligadas a salir de prostíbulos y a las esquinas de las calles de Machala, cerca de la frontera con Perú, en busca de clientes.

Bravo dice: “Las condiciones para las trabajadoras sexuales ahora bajo la pandemia son preocupantes. Las medidas de cuarentena han significado que no pueden generar suficientes ingresos para sus familias en Venezuela, o incluso para mantenerse a sí mismos «.

Hace dos años, en una cafetería en Machala, en el apogeo de la crisis de refugiados, Bravo me dijo que debido a la cantidad de mujeres venezolanas desesperadas por ganar dinero para enviar a casa, muchas estaban ofreciendo sexo por $ 9, la mitad de lo que cobran Contrapartes colombianas.

Ahora Bravo dice: «Conozco a muchos venezolanos que atienden a clientes en el sur de Ecuador por tan solo $ 2 bajo la pandemia para sobrevivir».

Los servicios médicos disponibles para las trabajadoras sexuales antes del cierre se han agotado. Los centros de salud han dejado de dar condones y controles de salud. “Además de la falta de atención médica, están experimentando escasez de alimentos, estrés emocional y mayores tasas de violencia de género, incluidos apuñalamientos y violaciones, ya que los funcionarios locales encargados de hacer cumplir la ley están preocupados por el bloqueo y las cuarentenas. Aquí las cosas están desesperadas, necesitamos más ayuda”, dice Bravo.

Con poca ayuda disponible de las agencias humanitarias, los refugiados abandonados en la frontera con Perú, Ecuador y Colombia enfrentan la decisión de esperar la pandemia o regresar a casa.

Se estima que 70.000 refugiados permanecen varados en Cúcuta, donde se dice que están comiendo perros, gatos y palomas para sobrevivir.

«Las familias aquí están vendiendo a sus hijas a trabajos sexuales desde los 12 años y por tan solo un dólar en Cúcuta», dice Jana López, de 60 años, voluntaria que ayuda a las familias migrantes en el área.

“Los hombres se aprovechan de las familias vulnerables durante la pandemia, las niñas pequeñas han sido drogadas y violadas. También estamos viendo un aumento en los grupos armados irregulares que reclutan a la fuerza a niños y niñas de tan solo 10 años para fines de trata».

«Las familias migrantes aquí enfrentan opciones imposibles y el trabajo sexual se ha convertido en la única fuente de ingresos para muchos durante la pandemia», agrega López, una sobreviviente de un brutal ataque de siete hombres.

Moncada, de Care Ecuador, dice que «existe una falta general de recursos y mecanismos para proporcionar refugio, alimentos y protección a mujeres y niñas adolescentes (algunas de tan solo 12 a 14 años) e incluso a sus hijos. El mundo necesita reconocer estas situaciones horribles y actuar para mejorar los niveles de respuesta humanitaria”.

En los últimos cuatro años, sobre una base per cápita, los refugiados venezolanos han recibido solo $ 125 en comparación con los refugiados sirios en crisis obteniendo $ 1,500.

Mientras tanto, los traficantes, los propietarios de burdeles, los conserjes de los hoteles, los contrabandistas y los taxistas se llevan su parte de la explotación de mujeres y niñas. Sin una intervención internacional urgente esto continuará, ya que se prevé que el número de refugiados venezolanos supere los 6 millones para fin de año.

Vía Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *