Spread the love

Los nombres de la delegación venezolana que llegó a Trieste para dar luz verde a la importación de coltán en Italia. Los hombres del hijo del presidente Maduro terminaron el 23 de julio en la lista negra de sanciones de Estados Unidos por la explotación de los recursos minerales de Venezuela. Y la interrogación parlamentaria al Primer Ministro, Giuseppe Conte, «sobre el transporte de coltán a Italia» con la solicitud de que «se aclaren los vínculos entre el M5S y el régimen de Maduro».

Por Factores De Poder

La oposición venezolana viene denunciando desde hace algún tiempo, comenzando por el diputado exiliado Américo de Grazia, que «el régimen de Maduro quiere enriquecerse con el coltán de Venezuela». A partir del oro azul, el mineral del futuro, se obtiene el tantalio, un metal clave para teléfonos móviles, ordenadores, la industria aeroespacial y armamento. Nicolás Maduro anunció el 10 de mayo de 2018 el envío de «la primera exportación de coltán de Venezuela a Italia». La República Bolivariana tendría más de 100 mil millones de dólares de reservas del preciado mineral.

Un mes y medio antes, una mini delegación venezolana aterrizaba en Venecia para continuar hacia Trieste, donde el empresario Francisco Blasini quería importar coltán. El proyecto fue ambicioso y también involucró el procesamiento y producción de microchips. La delegación tuvo que dar luz verde al certificar la exportación y se detuvo en Trieste del 21 al 24 de marzo. Hoy Blasini no quiere hablar de la delegación, sino que se limita a enfatizar que fue «un asunto legal, a la luz del día, que podría traer 7 millones de euros de coltán al mes a Trieste en el espacio de tres años».

Panorama descrubió quiénes son los tres venezolanos, que se alojaban en el Savoia Excelsior Palace, un hotel de lujo frente al mar en Trieste. El rango más alto fue el Viceministro de Minas. Nelson Hernández, que ocupó el cargo en marzo de 2018 y luego fue reemplazado en junio. Ahora trabaja en el sector de la salud manteniendo un perfil bajo (AQUI SU TWITTER https://twitter.com/nhernandez0322?s=12). La delegación también incluyó a un joven y misterioso empresario, Daniel Calles, cercano al régimen que tiene empresas y propiedades en Florida, Argentina, Panamá, España, República Dominicana en el sector inmobiliario.

La tercera persona, quizás la más interesante, fue Higinio Alfredo Benítez Mendoza, entonces titular de la Dirección Nacional de Control e Inspección Minera. En la práctica, una fiscalía de inspección del denominado Arco Minero, que debía supervisar la caja fuerte minera en Venezuela de donde se extrae oro, diamantes y coltán.

Benítez, tras la misión en Italia y el visto bueno para la exportación de coltán de Maduro, fue filmado en un video propagandístico del 11 de mayo de 2018. Junto a dos ministros, Víctor Cano, de Minas y Josè Vielma Mora de Comercio Exterior, quienes anunciaron con orgullo el cargamento de “5 toneladas de coltán” que se dirigía “hacia la ciudad portuaria de Trieste”.

En junio Benítez lanzó la operación anticorrupción «Manos de Metal», contra el contrabando de oro. Pero pisó los dedos de los pies a los amigos de Nicolasito y Tareck El Aissami, el todopoderoso hombre del régimen, ahora ministro de Petróleo en la mira de Estados Unidos. Menos de tres meses después, el fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, les sacó de encima a Mendoza, acusándolo de contrabando de oro. Una suerte de ajuste de cuentas ligado a los grandes apetitos mineros, que dejaron fuera de combate al miembro de la delegación que llegó a Trieste. No está claro si hoy está en el extranjero o todavía en Venezuela, pero en Twitter siempre se proclama chavista y revolucionario.

Después del anuncio de Maduro, la primera carga piloto de coltán tardó diez meses en llegar a Trieste. Un contenedor con cinco toneladas del precioso mineral por valor de 300 mil dólares salió de Venezuela con escala en Cartagena de Colombia y aterrizó en Génova. Luego la carga continuó en camiones hasta el puerto de Trieste donde llegó el 18 de marzo de 2019. La Guardia di Finanza lo incautó por una hipótesis de un delito relacionado con autorizaciones, etiquetado y almacenamiento de oro azul, que tiene una dosis natural de radiactividad. Hoy la investigación está cerrada, pero el fiscal decidirá el resultado final del caso en septiembre. El coltán se liberó de la incautación y todavía se encuentra en un almacén en Milán.

El proyecto de exportación a Europa lanzado por el gobierno venezolano, desesperado por recursos tras el colapso del precio del petróleo y por las sanciones estadounidenses, definitivamente ha fracasado. De Grazia y un ex diplomático en Venezuela están convencidos de que los estadounidenses «monitorearon cualquier envío de coltán».

Además, tres meses después del secuestro en Trieste el año pasado, el hijo de Maduro, Nicolás Maduro Guerra, conocido familiarmente como Nicolasito, fue incluido por los estadounidenses en la lista de sanciones de la Ofac. Estados Unidos lo acusó «de aprovecharse de las minas venezolanas junto a Maduro y su esposa Cilia Flores». De Grazia denuncia que para Italia “el coltán procedía de las minas de Parguaza. El hijo de Maduro gestiona su explotación a través de una empresa fachada ”.

El 23 de julio de este año, los estadounidenses pusieron a los hermanos Santiago José Morón Hernández y Ricardo José Morón Hernández en la lista negra de la OFAC «por su apoyo a la corrupción del régimen ilegítimo de Maduro». El Departamento del Tesoro de Estados Unidos asegura que los hermanos son los «testaferros» del hijo de Maduro: «Hacen negocios en su nombre». Y denuncia las «ventas ilícitas de oro», pero los hermanos también están involucrados en la explotación del coltán. Naturalmente el canciller venezolano, Jorge Arreaza, calificó las sanciones de «arbitrarias» e impuestas gracias «a narrativas de ficción».

En 2018, ante la luz verde para la exportación legal de coltán a Trieste, Santiago Morón, presentándose como «representante del Estado», tomó posesión de la importante empresa Emmepsa, denunciando irregularidades en el manejo y explotación del mineral. Una parte de cómo Nicolasito y su círculo de operadores y testaferros controlan gran parte de la minería de oro y coltán de Venezuela.

La carga piloto que llegó a Trieste es otra historia, pero suena extraño que la embajada venezolana le responda a Panorama que «no tenía conocimiento ni se involucró en la iniciativa privada», destacando que no sabe nada de la delegación de 2018. Fue el propio Maduro quien anunció por televisión el visto bueno del coltán a Italia. En realidad, el ex embajador Isaia Rodríguez estaba perfectamente al tanto de lo ocurrido en Trieste.

Para aclarar, el diputado italiano, Walter Rizzetto, del partido opositor Fratelli d’Italia interpuso una interrogación parlamentaria al Primer Ministro, Giuseppe Conte el pasado 6 de julio tras leer la denuncia de Panorama «sobre el oro azul de Maduro que también ha llegado a Italia». Según el parlamentario: “es necesario aclarar los vínculos entre el M5S (el Movimiento 5 Estrellas que gobierna con los ex comunistas en Italia) y el régimen de Maduro, considerando también las recientes indagatorias relativas al financiamiento de Venezuela a Casaleggio Associati”.Rizzetto, sin embargo, pregunta «cuáles son las pautas y hechos que tiene conocimiento el Gobierno sobre el transporte de coltán a Italia gestionado por Maduro». Y «si pretende aclarar la posición del gobierno hacia Maduro, también respecto a la explotación del coltán». Mientras tanto, el oro azul continúa siendo contrabandeado ilegalmente desde Venezuela a través de Brasil y otros Paises del Caribe.

 

Siga leyendo en Factores De Poder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *