Spread the love

Irán en el ánimo de estrechar más su relación con Venezuela y afianzar su presencia en la región envió cargueros con gasolina, sorprendiendo a los observadores internacionales ante el desafío que representaba que ambas naciones violaran deliberadamente las sanciones de los Estados Unidos en un Mar Caribe patrullado por la marina norteamericana.

De las embarcaciones solo llegaron 5 sin ningún tipo de incidente, recibidos con bombos y platillos por el régimen de Nicolás Maduro, sin embargo uno no llegó.

Se trata del buque Victor 1, el cual estuvo en el Golfo de Omán durante más de 100 días antes de deshacerse de su carga en varios océanos de su destino previsto. La carga del Victor 1 quedó atrapada en una disputa de pagos que involucra bancos poco conocidos, acusaciones de robo de identidad corporativa y probablemente, la participación de un empresario colombiano acusado por Estados Unidos de ser el testaferro de Nicolás Maduro, según consta en decenas de correos que el fletador del barco envió y a los que Bloomberg tuvo acceso.

Esta situación pone al descubierto el alcance y las consecuencias de las sanciones emitidas por Estados unidos a PDVSA el año pasado. La mala administración de la estatal venezolana, dejó a uno de los complejos de refinación más importantes del mundo en ruinas, obligando al régimen de Nicolás Maduro a buscar combustible entre un grupo cada vez más pequeño de proveedores internacionales.

Sin embargo, la situación representa una oportunidad para empresas que quieran participar en intercambios, que aunque ilegales y les presente un riesgo ante Estados Unidos.

“Esta es una historia de advertencia para otros que estén dispuestos a hacer negocios con Venezuela”, dijo Diego Moya-Ocampos, consultor de riesgo político de IHS Markit en Londres. “Cada gota de gasolina es importante para el régimen de Maduro, por lo que cualquier pérdida tiene un gran impacto en la estabilidad social del país”.

Trabajando con el Imperium

La empresa Imperium SA DMCC fletó el Victor 1 los primeros días de abril para trasladar 295.000 barriles de combustible a Venezuela, según los correos a los que tuvo acceso Bloomberg.

En uno de los correos electrónicos relacionado con el financiamiento de la empresa, Imperium se describió a sí misma como una organización encargada de comercializar petróleo crudo venezolano hacia Malasia, Singapur, India y China.

Imperium dijo en el correo que su negocio es comprar petróleo venezolano de sus compañías afiliadas, Libre Abordo SA de CV y Schlager Business Group, ambas empresas relacionadas con Alex Saab, el comerciante colombiano que podría ser extraditado a Estados Unidos en los próximos días detenido en Cabo Verde.

En uno de los correos enviados con fecha del 2 de abril, Imperium informó a la Compañía Nacional de Distribución de Productos Petrolíferos de Irán, controlada por el estado de Irán, sobre la reparación de una embarcación para llevar una de sus cargas de gasolina. Este combustible estaba inicialmente cargado en Irán a mediados de marzo en el buque Venice 1, pero el 10 de abril fue trasladada al Victor 1 por transferencia de barco a barco en los Emiratos Árabes Unidos, según datos de seguimiento de barcos. El destino señalado en el manifiesto la carga iba a Trinidad y Tobago, sin embargo, el destino final fue el puerto de El Palito, empresa refinadora que pertenece a PDVSA, según los correos electrónicos al remitente.

Siga leyendo en Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *