Spread the love

Chevron Corp informó el viernes de una pérdida de $ 8.3 mil millones en el segundo trimestre debido a las amortizaciones de activos por la caída de los precios del combustible, una salida forzada de Venezuela y los gastos vinculados a miles de recortes de empleos.

Las amortizaciones también reflejan una creciente comprensión de que una desaceleración económica cada vez más profunda podría deprimir los precios de la energía durante años. Chevron rivaliza con Total, Royal Dutch Shell y Eni cada uno anotó miles de millones de dólares en activos, mientras que BP ha señalado un golpe de hasta $ 17.5 mil millones.

Chevron anotó sus propiedades de producción de petróleo y gas en $ 5,6 mil millones, incluida toda su inversión en Venezuela, devastada por la crisis, donde ha sido la última gran compañía petrolera de Estados Unidos que aún opera. La administración Trump le ordenó que reduzca sus negocios allí.

La pérdida también incluye $ 1 mil millones para cubrir la indemnización por despido de hasta 6,700 de su personal de 45,000 personas para dejar sus trabajos en una reestructuración global.

El principal rival de Estados Unidos, Exxon Mobil Corp, también registró una pérdida el viernes y dijo que estaba en medio de las operaciones de revisión, prometiendo recortes de costos «significativos».

Las amortizaciones masivas siguen a la amortización de $ 10 mil millones de Chevron de propiedades en su mayoría de gas natural en el cuarto trimestre de 2019.

El valor total de los bienes y servicios de EE.UU. producidos el último trimestre cayó a una tasa anual del 32,9%, la disminución más profunda de la actividad económica en la historia moderna.

«Tomará años para que se recupere y el precio de nuestros productos está vinculado a la actividad económica», dijo Pierre Breber, jefe de finanzas de Chevron, en una entrevista. La compañía planea continuar restringiendo el gasto en nuevos proyectos, dijo.

La producción del último trimestre se redujo en unos 189,000 barriles de petróleo y gas por día en comparación con el año anterior, lo que refleja sus esfuerzos para limitar las pérdidas y las ventas de propiedades anteriores.

La reducción de las propiedades de petróleo y gas incluyó operaciones sin esquisto bituminoso en la cuenca del Pérmico, el principal campo petrolero de EE.UU., los campos marinos del Golfo de México y propiedades indefinidas fuera de los Estados Unidos, dijo.

«Necesitaríamos ver una recuperación económica sostenida y niveles de inventario mucho más bajos antes de volver a agregar capital al Pérmico u otras cuencas», dijo Breber. «Estamos en un mundo más bajo por más tiempo donde la demanda está baja y hay una amplia oferta».

El flujo de caja de Chevron de las operaciones fue negativo $ 643 millones en el trimestre, «y esperamos que esto afecte a las acciones en el corto plazo», dijo el analista Biraj Borkhataria de RBC Europe Limited.

A pesar de esto, la compañía «salió del peor trimestre de la historia reciente con un balance sólido y bien posicionado para respaldar su dividendo, incluso si el entorno macro sigue siendo un desafío», dijo Jennifer Rowland, analista de Edward Jones.

Las amortizaciones llevaron la pérdida de Chevron a $ 8.27 mil millones, o $ 4.44 por acción, en comparación con una ganancia de $ 4.3 mil millones, o $ 2.27 por acción, hace un año. La pérdida ajustada fue de $ 3 mil millones, o $ 1.59 por acción, en comparación con una ganancia de $ 3.4 mil millones, o $ 1.77 por acción, el año pasado, informó.

La pérdida refleja una reducción promedio del 65% en los precios recibidos por su petróleo producido el último trimestre a medida que la demanda se desplomó en medio de las restricciones de viaje de COVID-19 y la disminución de la demanda industrial de combustibles.

El comercio previo a la comercialización de las acciones de la compañía se indicó un 3,6% más bajo el viernes. Cerró a $ 86.27 el jueves, un 29% menos que el comienzo del año.

Chevron se ha resistido a abandonar Venezuela, argumentando que su presencia era una presencia estabilizadora y de apoyo a los trabajadores locales. Cualquier salida entregaría sus activos a las compañías petroleras rusas o chinas, ha dicho. Chevron ha operado en el país durante casi 100 años, principalmente a través de empresas conjuntas con la petrolera estatal venezolana PDVSA.

Pero la administración Trump le dio a Chevron hasta diciembre para cerrar sus negocios allí en medio de sanciones estadounidenses diseñadas para derrocar al gobierno del presidente Nicolás Maduro. Chevron canceló el valor de $ 2.6 mil millones de los activos venezolanos, que en junio produjeron 7,000 barriles por día, dijo Breber.

Información de Reuters.

Vía Primer Informe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *