Spread the love

En medio de las presiones y amenazas judiciales del régimen de Nicolás Maduro, la justicia de Cabo Verde alista un fallo de fondo en torno a la extradición del barranquillero Álex Saab.

Por El TIEMPO

Fuentes locales le dijeron a EL TIEMPO que a más tardar la próxima semana, se resuelva la solicitud de amparo que su defensa elevó ante el Tribunal Supremo Constitucional.

Se trata del último recuso judicial que le queda para frenar su extradición hacia Estados Unidos, que lo requiere por el lavado de 350 millones de dólares ligados a contratos corruptos con el régimen, para la construcción de casas subsidiadas.

Es posible que Saab sea enviado a Miami el fin de semana o, por el contrario, puesto en libertad, como lo pide su defensa.

Tal como EL TIEMPO lo anticipó, los abogados de Saab radicaron un documento de 60 páginas en las que acusan a Washington de mostrar a Saab, señalado testaferro de Nicolás Maduro, «como traidor, cooperador y colaborador», en «violación del principio de lealtad en los procesos penales».

Además, niegan los cargos de blanqueo de capitales y corrupción e insisten en que se trata de un empresario, con estatus de agente especial del régimen, que fue capturado ilegalmente mientras conseguía alimentos y medicinas para el pueblo venezolano, de cara a la pandemia.

La estrategia legal también ha incluido la solicitud de prisión domiciliaria, bajo el argumento de que el barranquillero, de 48 años, tiene problemas cardiacos, de glucosa y de tiroides.

«Las condiciones en las que se encuentra detenido son una violación de los derechos fundamentales y humanos, reconocidos por diversos tratados (…) el señor Saab padece problemas cardiacos, de glucosa y de tiroides, motivos por los cuales se pide el traslado domiciliario mientras el proceso de extradición sigue su curso», señala la petición de la defensa, conocida por EL TIEMPO.

Allí, Saab señala que: las condiciones de la prisión de Cabo Verde “son una violación de mis derechos fundamentales y humanos, reconocidos por diversos tratados y convenciones internacionales”.

Siga leyendo en El TIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *