Spread the love

 

Lise Alves | Catholic News Service

La Asociación Hutukara Yanomami y el Consejo Nacional de Derechos Humanos de Brasil solicitaron a la Organización de los Estados Americanos que emitiera una orden de restricción para el gobierno brasileño, para que los mineros ilegales y los mineros de oro se retiren de las tierras indígenas.

Las entidades dijeron que la invasión de mineros está aumentando la posibilidad de propagar COVID-19 entre las comunidades yanomami.

Actualmente hay alrededor de 26,000 yanomami en Brasil y otros 14,000 en Venezuela, y aproximadamente 20,000 mineros de oro en territorio yanomami en ambos países.

«Sin que el gobierno brasileño tome medidas efectivas para sacar a los trabajadores de la minería ilegal, es cuestión de tiempo antes de que la enfermedad se propague por todas las regiones de la Tierra Indígena Yanomami», dijo el documento entregado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

El aumento de las muertes de indígenas en la región amazónica debido a COVID-19 puede llevar a la destrucción de comunidades enteras, dicen los que luchan por los derechos indígenas.

«Será un genocidio cultural y físico», dijo la hermana de la Santa Cruz Michael Mary Nolan, un estadounidense que trabaja como abogado para el Consejo Misionero Indígena de los obispos católicos brasileños.

“Los miembros mayores de las comunidades mantienen vivas las tradiciones. Sin una historia escrita, estas tradiciones e historias desaparecerán con la muerte de estos ancianos ”, dijo la hermana Nolan.

Dijo que otra preocupación señalada en la petición es la aparente falta de atención por parte de las autoridades brasileñas a los rituales de entierro extremadamente importantes llevados a cabo por estas comunidades por sus muertos.

“El primer indígena en morir en Brasil fue un niño yanomami de 15 años (9 de abril). Pero la familia nunca fue notificada de la muerte y aún no ha descubierto dónde enterraron al niño para que puedan darle un entierro indígena adecuado «, dijo la hermana Nolan.

El consejo misionero se ha puesto en contacto con los funcionarios para averiguar dónde están enterrados el niño y otros indígenas que murieron en los hospitales del área para que cuando la pandemia se alivie y sea segura, la comunidad pueda volver a enterrarlos.

Durante una videoconferencia a mediados de junio para finalizar la petición enviada a la OEA, Darío Vitorio Kopenawa Yanomami dijo: “Hemos sufrido mucho por la invasión de la minería de oro desde los años setenta y ochenta. Los mineros nos mataron como si fuéramos animales. Continúan contaminando nuestros ríos con mercurio, abriendo agujeros en nuestra tierra, matando a nuestros animales y nuestro medio ambiente «.

Vía Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *