Spread the love

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se reúne el miércoles con el presidente Trump en la Casa Blanca para celebrar los controles de inmigración y el nuevo acuerdo comercial de América del Norte. Pero este también debería ser un momento para discutir lazos económicos más profundos porque se están gestando problemas al sur del Río Grande para quien sea el próximo presidente de los Estados Unidos, reseña The Wall Street Journal.

La retórica antimexicana de Trump desde la campaña de 2016 ha tensado las relaciones con nuestro vecino del sur. Pero la disposición de los dos presidentes a reunirse es una admisión de intereses compartidos.

Siga leyendo en WSJ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *