Spread the love

Surinam ha  descubierto en 2020 dos importantes yacimientos petroleros «off shore». En uno de los yacimientos, el Maka Central-1, se han confirmado 300 millones de barriles. Sobre el segundo, llamado Sapakara West 1, todavía no se han hecho estimaciones.

Se considera que en la cuenca de Surinam y su vecino, Guayana, pueden existir unos 15.000 millones de barriles de reservas de petróleo.

Hasta hace poco se consideraba que Surinam tenía unas reservas de 99 millones de barriles, que al ritmo de su explotación actual dejaba dos décadas para agotarlas.

Ahora, si logra atraer la inversión necesaria, Surinam podría sobrepasar fácilmente la alicaída producción petrolera de Venezuela.

Surinam tiene la intención de aprovechar esta perspectiva de bonanza de crudo para fortalecer a su compaía petrolera estatal,  Staatsolie. Esa empresa se propone a expandir su presencia en el mercado de bonos en 2020 y  cotizar sus acciones en Londres o Nueva York.

Esto serviría para recaudar hasta 2.000 millones de dólares para financiar la campaña de exploración de los próximos años por parte de la petrolera nacional.

El actual presidente de Surinam, Desi Bouterse, ha dado dos golpes de estado en ese país y ha estado intermitentemente en el poder desde la década de 1980. Ha sido acusado por el asesinato en 1982 de 15 opositores políticos, por el cual recibió una condena que se encuentra en apelación.

También tiene condenas por narcotráfico en Holanda. Esa situación le impide salir de su país.

Su hijo Dino también ha sido condenado por tráfico de drogas y armas y se encuentra preso en Estados Unidos. Algunos consideran que Surinam es el paradigma del estado mafioso.

Venezuela y Surinam han mantenido especiales relaciones durante el chavismo y mientras Desi Bouterse ha estado en el poder. Se les ha señalado por narco conexiones amparadas por autoridades chavistas y el atribuido a Bouterse.

Su hijo ofreció a Hezbolá tener campos de entrenamiento en Surinam. Por ese motivo fue detenido en 2015 en Panamá, a pedido de Estados Unidos, y juzgado en Nueva York.

Surinam ha apoyado a Nicolás Maduro en los foros regionales en momentos de presión internacional contra el régimen chavista. También ha cultivado estrechas relaciones con Rusia y China.

Con el cambio político de las últimas elecciones, en las que ganó el partido opositor a Bouterse, la Venezuela de Maduro pierde un aliado.

Vía La Universidad de Navarra / Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *