Spread the love

El régimen de Nicolás Maduro acaba de reaccionar al traslado del colombiano Álex Saab a la Isla de Sal, considerado por algunos como la antesala de su extradición a Estados Unidos, que lo procesa por blanqueo de capitales y corrupción, ligados a Venezuela.

EL TIEMPO

Tal como lo anticipó EL TIEMPO, la noche del viernes, el barranquillero –señalado como el testaferro de Nicolás Maduro– fue sacado de la cárcel central de Ribeirinha, en la ciudad de Mindelo, y llevado vía aérea a la Isla de Sal, donde había sido capturado el pasado 12 de junio por solicitud de Estados Unidos.

Alejandro Correa Ortega, embajador de Venezuela ante Cabo Verde, hizo llegar un documento en el que se asegura que, desde el sábado por la mañana,  ha solicitado sin éxito a las autoridades de Cabo Verde que autoricen un vehículo diplomático para el transporte aéreo desde Praia a Isla de Sal, para verificar el estado  actual y el motivo de la transferencia de Saab, a quien señala como ciudadano venezolano y agente especial de su gobierno.

Según el medio local Inforpress, Correa Ortega asegura que no le han dado dicha autorización.

El diplomático asegura que desde el 15 de junio han enviado varias cartas en este sentido sin obtener respuesta. De hecho, se queja de que el equipo legal que apoya la defensa de Saab únicamente ha podido ingresar a la isla en una ocasión: el 19 de junio, por  5 días.

Además, alega que al abogado principal de Saab no se le permitió el ingreso a hablar con su cliente, a pesar de que lo ha solicitado en múltiples oportunidades.

Siga leyendo en EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *