Spread the love

Casto Ocando | Primer Informe

Cuatro años después de que el otrora poderoso jefe máximo del conglomerado de ingeniería civil brasileño, Marcelo Odebrecht, se declarara culpable y decidiera contar quienes se beneficiaron de una gigantesca red de corrupción de alcance mundial, las investigaciones en varios países continúan haciendo estragos en la clase política latinoamericana.

El último episodio: la detención este lunes en Guatemala de dos hijos del ex presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, que participaron en la fiesta de corrupción impulsados por su propio padre. La razón de la detención: el pago que ellos hicieron (o recibieron) de $28 millones en sobornos de Odebrecht a un funcionario de alto rango del entonces gobierno de Panamá, presumiblemente, el propio Ricardo Martinelli.

La acusación criminal contra los hermanos Luis Enrique y Ricardo Alberto Martinelli Linares fue revelada ayer en un tribunal federal en Brooklin, Nueva York, donde coincidencialmente también reposa la acusación por narcotraficante contra el ministro del Interior de Maduro, Néstor Reverol.

De acuerdo a la acusación, los hermanos participaron «en un esquema de soborno masivo y lavado de dinero que involucra a Odebrecht SA, un conglomerado mundial de la construcción con sede en Brasil».

La acusación se presentó como una violación a las regulaciones antisobornos de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), que los federales aplicaron a Odebrecht porque la firma brasileña tenía una subsidiaria en EE.UU., que había ganado cuantiosos contratos en Miami y otras ciudades.

Era sólo cuestión de tiempo. Porque los datos del sobornos ya habían sido aportados por el propio Marcelo Odebrecht en diciembre de 2016, cuando se declaró culpable de corrupción en la corte federal del distrito Este de Nueva York. Como se sabe, Odebrecht manejaba a través de oficinas dentro y fuera de Brasil, en una muy compleja red de empresas y cuentas offshore, el pago de los sobornos a políticos e los países donde tenía contratos.

La información de toda esa red fue suministrada a los investigadores federales norteamericanos por el propio Marcelo Odebrecht.

Vía Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *