Spread the love

América del Sur ya no será considerada un «área libre» de conflictos para Brasil, según la nueva Política Nacional de Defensa (PND) que destaca la posibilidad de «tensiones y crisis» en el continente.

De acuerdo con el nuevo documento, esas tensiones y crisis pueden llevar a Brasil a movilizar esfuerzos para garantizar los intereses nacionales en la Amazonia e incluso para ayudar a solucionar problemas regionales.

Se trata de una actualización de la línea directriz de las Fuerzas Armadas de 2016, el llamado Libro Blanco de Defensa, a cuyo texto tuvo acceso el diario O Estado de Sao Paulo y que expresa un giro en la política exterior.

En 21 páginas, la Política de Defensa Nacional describe los escenarios internacionales y señala que el papel del país es «profundizar los lazos» en el continente. Sin embargo, una de las novedades del documento es precisamente la alerta ante las posibilidades de conflictos.

«No se pueden ignorar las tensiones y las crisis en el entorno estratégico, con posibles consecuencias para Brasil, de modo que pueda estar motivado para contribuir a la solución de posibles controversias o incluso para defender sus intereses», dice el texto.

Sin llamar a Venezuela por su nombre, la sección de política exterior del documento evalúa los «posibles desarrollos» de las crisis en los países vecinos. Según O Estado de Sao Paulo la principal fuente de tensión serían las acciones del gobierno de Nicolás Maduro.

Siga leyendo en Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *