Spread the love

César Batiz

El jueves 25 de junio, la noticia sobre la supuesta liberación del empresario barranquillero Alex Saab, en Cabo Verde, se propagó por las redes sociales luego de que Globovisión publicara inicialmente tal versión sobre el destino del presunto testaferro de Nicolás Maduro. Otros medios quisieron montarse en la tendencia, pero en menos de una hora la información desapareció de los portales.

¿Por qué Globovisión publicó esa nota basándose en una interpretación errada de una acción realizada por Interpol? ¿Qué pasó para que la borraran? Para responder a esas preguntas, nos planteamos cuatro hipótesis en este artículo.

Publicar una información que luego debe ser rectificada, borrada y aclarada, resulta un hecho más frecuente en los medios de lo que quisiéramos los periodistas. ¿Recuerdan la foto del Hugo Chávez moribundo en la versión impresa de El País de España? En esa ocasión el periódico pidió disculpa por una imagen falsa que nunca debió publicar. Este caso ejemplifica lo que debemos hacer en los medios cuando nos equivocamos.

La BBC, que cuenta con 10 niveles de control editorial, en su manual de estilo establece que en caso de divulgar una información errada o falsa, se debe borrar la nota y sustituirla por una que aclare a la audiencia lo que ocurrió.

En El Pitazo, por supuesto, también hemos tenido ese tipo de fallas. En esos casos cumplimos con lo que indica nuestro manual de estilo: “Cuando se incurra en algún error grave y el caso lo amerite, El Pitazo, una vez rectificada la falta, hará la aclaratoria pública y ofrecerá disculpas de manera explícita a los posibles agraviados. Esta información debe ser difundida con las mismas condiciones de jerarquización y distribución que se le dio a la nota que contenía el error”.

Danisbel Gómez, directora de la Asociación Civil Plural, que tiene como objetivos investigar sobre temas de audiencias y dar a conocer las mejores prácticas del periodismo en la relación con sus usuarios, considera que los medios que publicaron lo que se convirtió en un fake news, debieron, además de borrar la información, publicar una nueva nota para aclarar el error cometido.

Hasta este momento no se conoce que Globovisión y otros medios hayan aclarado lo que pasó. Incluso, un representante de uno de los portales involucrados no quiso responder a una pregunta acerca de las razones por las cuales se lanzaron por ese barranco de informar acerca de la libertad de Saab. De otro portal supimos que alguien se apresuró a publicar la noticia para buscar clics y aumentar el tráfico en la página, pero al darse cuenta del error, se sacó del aire el vínculo de la nota.

Como Globovision no se disculpó ni explicó qué pasó, planteamos estas cuatro hipótesis sobre lo que ocurrió ese 25 de junio en la noche, fundamentadas en informaciones recibidas de algunas fuentes:

  • 1. Globovision creó y creyó su propio fake news: Al preguntar qué pasó, una de las respuestas es que estaban convencidos de que la liberación de Saab ocurriría esa misma noche o a la mañana siguiente. Incluso, algunos apuestan a que el empresario barranquillero en cualquier momento llegará a Venezuela, libre de polvo y paja gracias a las gestiones de la diplomacia venezolana y rusa.

Sin lugar a duda, los fake news se propagan porque se parecen mucho a lo que se quiere creer sobre una situación o persona. En este caso, quienes quisieron creer que la liberación era inminente, son quienes están detrás de la publicación. ¿Por cuáles razones? Recordemos, entre otros aspectos, que el presidente de Globovisión, Raúl Gorrín, también está solicitado por la justicia de EE. UU., por el lavado de $1.200 millones provenientes de Pdvsa, el caso al que la fiscalía estadounidense llamó money fligth.

Siga leyendo en El Pitazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *