Spread the love

Gustavo Petro es el segundo político colombiano que sale a tomar distancia del caso de Álex Saab, señalado testaferro del régimen de Nicolás Maduro.

Por EL TIEMPO

Primero fue Piedad Córdoba, quien le admitió a EL TIEMPO que conocía a Saab, pero negó que ella lo hubiera presentado con Hugo Chávez o con Maduro.

Y agregó que era falso que fuera tía de Álvaro Pulido, cómplice de Saab, y que los hubiera ayudado a cobrar una millonaria cuenta al régimen.

Ahora, luego de que EL TIEMPO reveló que agentes federales verifican los nexos empresariales de Carlos Gutiérrez Robayo (concuñado de Petro) con Saab, el senador emitió un comunicado.

«Si ese señor se casó con una persona que es mi cuñada, ese tipo de relación no es familiar, ‘concuñado’ no es ningún tipo de parentesco registrado en la ley colombiana», dice Petro.

Y agrega: «Esa figura no representa ningún tipo de parentesco con Gustavo Petro ni por afinidad ni por consanguinidad ni civil, por tal razón, no tiene ningún parentesco o familiaridad».

La aclaración de Petro se produce luego de que, citando al diario EL TIEMPO, el portal Cuestión Pública aseguró que «en 2014, la Unidad Investigativa de El Tiempo denunció que Carlos Gutiérrez Robayo mantuvo negocios con los hermanos Nule, en la época del Carrusel de la Contratación de Bogotá. Según un análisis de la Contraloría General de la Nación sobre la contabilidad de la firma Manuel Nule Velilla, se registraron 26 transacciones entre Gutiérrez y varias empresas del grupo, por $ 30.299 millones, la mayoría en 2009. De acuerdo con el medio, Carlos Gutiérrez reconoció solamente haberles otorgado un préstamo por $ 1.600 millones».

Siga leyendo en EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *