Spread the love

El presidente interino de Venezuela lanzó una ofensiva para recuperar fondos de unos 25 millones de euros en tres bancos de España, que estaban bajo control de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), y que se encuentran congelados en la actualidad.

Guaidó introdujo reclamos legales a los bancos BBVA, Sabadell y Cajamar, exigiendo la liberación de esos fondos de la CVG, argumentando que su gobierno interino tiene derecho a manejar esos fondos porque es el que cuenta con la legitimidad.

Desde el 20 de agosto del año pasado, Guaidó designó nuevos directivos de la firma CVG Internacional Filial Europea SL, con sede en Madrid, que sustituyeron legalmente a los funcionarios previamente designados por Nicolás Maduro, con la aprobacion de la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición.

El nuevo presidente de CVG Internacional Filial Europea SL es Enrique Manuel Castells, fue designado oficialmente el pasado 3 de enero, un nombramiento que fue reconocido legalmente por las autoridades españolas y publicado por el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) español, según reportó el diario El Mundo.

Castells y su equipo de trabajo tomaron posesión en la sede de la CVG Internacional, situada en un edificio de Alcobendas en Madrid, el pasado 22 de enero, acompañado por un notario para levantar el acta legal del hecho.

En su primera medida administrativa, Castell destituyó de su cargo al frente de la CVG a María Rosario Falcón, una funcionaria que según El Mundo era prima de Pedro Maldonado, considerado «uno de los hombres de confianza del dictador». También destituyó a Randa Aamer Maaz, cuñada de Tareck El Aissami, que trabajaba en la entidad.

Sin embargo, el equipo de Guaidó se encontró con la imposibilidad de disponer de los fondos de la compañía en tres bancos españoles.

«Según fuentes próximas a los mismos, los problemas con los bancos se desataron apenas un par de días después de la llegada de la número dos del régimen de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez quien llegó al aeropuerto de Barajas en una visita secreta en donde fue recibida por el ministro José Luis Ábalos.

Desde ese exacto momento, el dinero se encuentra paralizado.

La administración de Guaidó cree que la intención de Maduro es trasvasar los activos de la CVG a Rusia, como ya hizo con los de PDVSA en España.

Siga leyendo en Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *