Spread the love

La senadora Paloma Valencia emitió la noche de este martes un comunicado en respuesta a un artículo que reveló un negocio de finca raíz que ella adelantó con un empresario venezolano ligado al círculo del capturado Álex Saab.

Por EL TIEMPO

El portal ‘Cuestión Pública’ aseguró que la congresista y una familiar vendieron, el 29 de diciembre de 2015, un lote por 1.000 millones de pesos a la empresa Fomento y Desarrollo Inmobiliario (FDI). Y agregó que el representante legal suplente de la firma es el venezolano Luis Eduardo Sánchez Yánez, “socio de Álex Saab en el Fondo Global de Construcción S. A.”.

“No he tenido vínculo alguno con el señor Álex Saab, como se sugiere, en forma totalmente inaceptable, en el portal de internet Cuestión Pública. No conozco ni he tenido relación personal o comercial con el señor Álex Saab”, dijo Valencia.

Paloma Valencia

Y agregó que la compra se celebró con una firma legalmente constituida, conforme a la ley, y que se firmó con la representante legal Adriana Castañeda Bonnels.

«Las sociedades compradoras declararon el origen lícito de los recursos. Además, se exigió que los pagos fueran canalizados a través del sistema financiero (ningún pago fue realizado en efectivo), que cuenta con herramientas de conocimiento del cliente y de administración de lavado de activos y financiación del terrorismo (Laft), lo que permite comprobar que las personas con la cuales se realiza el negocio no están incluidas en ninguna lista de prevención de Laft, así como que los recursos son de origen lícito”, añadió la congresista del Centro Demcorático.

«He sido siempre una férrea crítica al gobierno dictatorial de Venezuela en cabeza de Nicolás Maduro. Lo fui también del gobierno de Hugo Chávez y de Rafael Correa, como el país bien lo sabe»

Habla el venezolano

La senadora Valencia agrega que nunca tuvo relación con Sánchez Yánez ni le consta que este haya tenido negocios o que sea socio con Álex Saab.

EL TIEMPO ubicó a Sánchez Yánez en Bogotá, y este empezó por admitir que, además de representante suplente de FDI, la firma que hizo el negocio del lote es suya y de su esposa, quien firmó la escritura.

“Aparece constituida en Panamá, pero es una empresa familiar y compramos el lote para hacer inversión agrícola hacia futuro y dejarla a mis hijas”, le explicó Sánchez a EL TIEMPO.

Según documentos en poder de EL TIEMPO, FDI se constituyó en Colombia el 22 de octubre de 2015, con 20 millones de pesos de capital. Y a los dos meses se selló el negocio del lote, en El Rosal Cundinamarca, por mil millones de pesos.

El propio Sánchez admitió que para ese momento era el vicepresidente de administración del Fondo Global de Construcción, empresa del barranquillero Álex Saab, preso en Cabo Verde desde el 12 de junio pasado y señalado testaferro de Nicolás Maduro.

“Yo era directivo del Grupo Santander en Venezuela. En 2010 se nacionalizó, y ese año me trasladé a Colombia para buscar futuro profesional”, narró el empresario venezolano, quien también -vía correo electrónico- le remitió documentación para sustentar sus afirmaciones.

Y agregó que un año más tarde conoció a Álvaro Pulido, quien le ofreció el cargo en la empresa de Saab.

Aparece constituida en Panamá, pero es una empresa familiar y compramos el lote para hacer inversión agrícola hacia futuro y dejarla a mis hijas

El Fondo Global de Construcción es la misma firma con la que el barranquillero empezó a construir casas de interés social para el régimen.

De hecho, por ese negocio Saab es acusado por una corte de Miami del lavado de al menos 350 millones de dólares, un caso que lo tiene ad portas de la extradición desde Cabo Verde.

Y el Pulido del que habla es socio de Saab y también aparece en el expediente de la corte federal como su cómplice en el blanqueo del dinero.

Según Sánchez, de 48 años, Pulido le pidió aparecer como accionista para constituir la sucursal en Ecuador.

Siga leyendo en EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *