Spread the love

Alex Saab, el empresario detenido en Cabo Verde, fue jefe de finanzas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). A través de él, se coordinaban las operaciones de lavado para esconder las fortunas obtenidas a través del narcotráfico y otras operaciones ilícitas.

Una fuente vinculada a las investigaciones que se hacen en Estados Unidos, revelaron  El Nuevo Herald, el origen de la carrera delictiva de Saab: “Él era un empresario en Barranquilla que se conecta con los grupos radicales de izquierda y les empieza a lavar dinero y se convierte en uno de estos empresarios colombianos que históricamente las FARC ha utilizado para lavar dinero del narcotráfico».

Saab se diferenció por su audacia y compromiso ideológico. «Los demás lavaban porque querían dinero, Saab les convenció de que también estaba interesado en el proyecto político”, agregó.

Son esas relaciones con las FARC y dirigentes colombianos de la izquierda los que conectaron a Saab con el chavismo y lo relacionaron primero con Chávez y luego con Maduro.

A Saab, el régimen venezolano le tendió la mano porque pensaban usarlo para llevar la revolución al poder en Colombia.

“En la visión del chavismo (que es la misma del castrismo en Cuba), la joya de la corona es controlar políticamente a Colombia”, dijo otras de las fuentes bajo condición de anonimato al medio mencionado.

“Por eso fue que se realizó el proceso de paz, porque Chávez y los cubanos convencieron a las FARC que dejaran las armas porque había posibilidad de llegar al poder a través del juego político con todo el dinero que tenía Venezuela con el petróleo, pero también con la cocaína”, agregó.

El futuro del llamado testaferro de Nicolás Maduro se disputa hoy entre Washington y Caracas. Para la justicia estadounidense, Saab es el arquitecto de la estructura comercial que permite al régimen de Caracas resistir las sanciones del Departamento del Tesoro de los EE.UU.

Tras su detención en Cabo Verde, el régimen venezolano emitió una enérgica protesta por la detención de Saab.

De acuerdo con el comunicado de la cancillería de Maduro, el empresario de 48 años viajaba con un pasaporte venezolano en una “misión humanitaria” para comprar comida y suministros médicos.

Siga leyendo en Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *