Spread the love

La Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) preocupa más de lo que suponíamos en relación a la grave situación que viven los venezolanos. De hecho, uno de los ponentes, el sociólogo Luis Pedro España, indicó que Venezuela ya ha pasado a ser el país más desnutrido de América Latina.

“La pobreza de ingresos en Venezuela ahora ha superado a Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, según la encuesta de ENCOVI. «Venezuela dejó de ser parte de América Latina» y ahora muestra indicadores de bienestar más cercanos al África subsahariana, según el director de la encuesta @luispespana”, comentó el periodista Anatoly Kurmanaev.

La medición, realizada a escala nacional, indica que los sectores más pobres se alimentan básicamente de carbohidratos y su consumo de calorías y proteínas es cero. En ningún estrato social se llega a consumir los 51 gramos diarios de proteínas necesarias y 30% de los niños está en riesgo de desnutrición crónica, el más alto de América Latina, lo que afectará su talla y peso en un futuro cercano, reseña  Elizabeth Fuentes en El Cooperante.

La encuesta ENCOVI 2020 demuestra que parte de esa realidad es producto de la escasez de oportunidades para generar ingresos, la hiperinflación y la caída del empleo -71% para el hombre y 41% para la mujer- donde también Venezuela tiene el nivel más alto de la región.

«El primer dato más impactante, señaló Luis Pedro España, es la pobreza de ingreso. Entre 2013 y 2019 el PIB cayó 70%. No es un problema de desigualdad sino por la caída del PIB, lo que significa que no hay riqueza que repartir. Este año hicimos un registro del consumo por primera vez y descubrimos que en un país donde se ha destruido el empleo formal, la gente no sabe cuánto gana porque a veces gana más o gana menos. Hemos pasado de 39,3% de pobreza en 2014 a 64,8%, aumento que en su mayoría se debe a la precarización del empleo en los últimos tres años».

Pero la situación no solo le llega a los sectores más humildes o marginales, sino que en la categoría que ENCOVI llama Pobreza de Consumo y que retrata a la cantidad de calorías que consumen los venezolanos por día, se demostró que la mayoría de los venezolanos – 83%- no pueden satisfacer sus necesidades alimentarias ni siquiera para llegar al umbral de lo que necesita el organismo para vivir adecuadamente.

En cuanto al empleo, los sectores de servicio y comercio se ha convertido en el refugio de la mayoría, actividad donde el trabajo suele extenderse hasta 35 horas diarias para el 72% de la población, según indica el informe.

La presentación realizada por los profesores de la UCAB Anita Fraitez, Luis Pedro España y Tamara Slusnys, también detectó que más de la mitad de la población pobre no completa la secundaria, pero tener una profesión universitaria en Venezuela no implica conseguir empleo o percibir un salario que le permita cubrir sus necesidades.

«No se han cumplido las metas de educación, no hay asistencia regular a la escuela o liceos y se registra un rezago escolar severo», situación que se agrava cuando la encuesta determinó que uno de cada tres emigrantes son técnicos superiores o universitarios.

En cuanto al fenómeno de emigración, los hogares reportan una cifra de 19%. Y cuando se desglosa, 70% reporta que un miembro de la familia emigró y 10% reporta que hasta 3 personas o más se fueron del país. En los últimos 3 años salieron 2,3 millones de venezolanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *