Spread the love

El régimen de Nicolás Maduro se ha empeñado, en las últimas horas, en dilatar la extradición a Estados Unidos del barranquillero Álex Saab desde Cabo Verde. Incluso, sacó de su convalecencia al exjuez español Baltasar Garzón (afectado por el covid-19), al que tentó para que defendiera a su ‘agente especial’ ante La Haya.

Por EL TIEMPO

Pero Washington prepara una nueva carta diplomática para lograr que Cabo Verde envíe a Miami casi de inmediato al señalado testaferro de Maduro.

Y si bien para algunos se trata de una figura de papel –que salió mal librado en el libro del exasesor en seguridad de la Casa Blanca John Bolton–, no se debe perder de vista que Guaidó se anotó hace un par de semanas un triunfo indiscutible.

Los acercamientos de Saab

El 2 de julio, el Tribunal Superior de Londres le negó el acceso a Maduro a más de 1.100 millones de dólares en oro almacenado en las bóvedas del Banco de Inglaterra, y dictaminó que el Gobierno británico reconoció “inequívocamente” al líder opositor como presidente legítimo.

Y si bien Cabo Verde no ha tomado una postura oficial a ese respecto, la semana pasada trascendió que el Ejecutivo no reconoce a Venezuela como actor legítimo dentro del proceso de extradición. Además, Thomas Kwesi Quartey, vicepresidente de la Unión Africana, pidió rectificar un comunicado de Venezuela en el que decían que habían hecho un pronunciamiento a favor de Maduro.

Para Washington, la evidencia en contra del señalado testaferro de Maduro es contundente y los procedimientos para su captura, el pasado 12 de junio, han sido impecables. Por eso ya le tienen una celda reservada en el Federal Detention Centers (FDC) de Miami.

Siga leyendo en EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *