Spread the love

Podemos articuló su campaña electoral de 2019 en torno a la actuación de las llamadas «cloacas del Estado». Según explicaban sus dirigentes, éstas estaban compuestas por policías, políticos y medios que trataban de impedir que, tras las elecciones generales de 2015 y 2016, la formación que lidera Pablo Iglesias pudiera acceder al Gobierno mediante un pacto con el PSOE. Este mantra fue repetido por los dirigentes del partido morado en casi todos los actos, con el secretario general a la cabeza. Podemos recurrió a los servicios de la consultora Neurona, vinculada a este partido y a gobiernos populistas de Latinoamérica, para impulsar una campaña que construyera y viralizara este relato.

La consultora Neurona -que ha realizado trabajos para los gobiernos de Evo Morales y Nicolás Maduro- realizó durante 2019, año eminentemente electoral, varios trabajos para Podemos. Entre ellos la campaña Las cloacas del Estado, en la que se expone un organigrama y el modus operandi de los supuestos implicados en la operación para «destruir la imagen de Pablo Iglesias y de Podemos».

La campaña consistió, entre otras cosas, en un «vídeo líquido» para describir estas «cloacas», es decir, un formato que se pudiera reproducir en distintos soportes y que no perdiera efectividad. Además, buscaba también la viralidad para lograr ese objetivo «líquido», que su mensaje y su contenido se expandiera como si fuera agua.

Y la campaña debió de ser un éxito, toda vez que la consultora Neurona, en el dosier que presenta a posibles clientes para darse a conocer y exponer su trabajo, exhibe como uno de los ejemplos de campaña de éxito Las cloacas del Estado. «Explicación de la campaña sucia contra Pablo Iglesias y Podemos. Animación 2D», desgrana la consultora en un documento al que ha tenido acceso este diario y que se acompaña del eslogan «Comunicación estratégica. Toda acción tiene su por qué».

Esta campaña buscaba proyectar de manera visual y viral la idea de las cloacas que expresaban los dirigentes de Podemos en sus intervenciones. Y en ella, hay protagonismo para el caso Dina. El vídeo realizado por Neurona, además de hablar de la red tejida en torno al ex comisario Villarejo, detalla que en 2015, «alguien roba el teléfono móvil de Dina Bousselham [asistente de Pablo Iglesias] para obtener información y alterar documentos».

Más adelante, relata que «en enero del 2016, el resultado de las urnas abrió la posibilidad de que Podemos entrase en el Gobierno y las cloacas se pusieron en marcha para impedirlo». Y posteriormente detalla: «En verano de 2016 se publican supuestos pantallazos del móvil robado. Alberto Pozas, director general de información de Pedro Sánchez en La Moncloa, confesó haber entregado un pendrive a Villarejo, con toda la información del móvil robado».

Precisamente ésta es una de las cuestiones que se están dilucidando actualmente en sede judicial, donde el juez ha retirado a Iglesias su condición de perjudicado en el caso Dina. El protagonismo de Iglesias y Bousselham en el caso Villarejo surge a raíz de que en casa del ex comisario se encontrara, entre otra información, un pendrive con todos los datos del móvil de la ex asesora del líder morado. Se personaron como perjudicados.

Siga leyendo en EL MUNDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *