Spread the love

Los Jesuitas de Venezuela expresaron su rotundo rechazo a los términos discriminatorios que voceros oficiales del gobierno de Nicolás Maduro, comenzaron a usar esta semana, para referirse a los venezolanos que han debido retornar a su país a causa de la pandemia del coronavirus.

El comunicado aparece tras el escándalo suscitado por el sacerdote jesuita venezolano Numa Molina, quien calificó en su cuenta de Twitter como «bioterroristas» y «trocheros infectados» a los propios venezolanos, quienes impedidos de ingresar por los pasos oficiales, han debido recurrir por las llamadas trochas o pasos no autorizados.

Suscrito por Rafael Garrido, provincial de la Compañía en el país, en el comunicado han pedido a las autoridades evitar estos apelativos que “promueven el rechazo y la violación de los derechos consagrados en la Constitución Nacional y en el derecho internacional”, por tanto “es obligación del Estado generar los mecanismos adecuados para que todos tengan oportunidad de un ingreso digno al país, pues el retorno de nuestros connacionales constituye un derecho humano y constitucional”.

Los jesuitas en Venezuela ratificaron «su compromiso, solidaridad y cercanía con las personas que buscan retornar al país, así como con todo el país en medio de esta complicada situación en la que todos debemos sacar lo mejor de nosotros mismos para superarla».

Con respecto a lo tuiteado por el sacerdote jesuita chavista Numa Molina, se desmarcaron de lo dicho y rechazaron «los términos peyorativos usados por un religioso de esta Congregación, con los que se ha referido a los migrantes en situación de retorno al país».

Siga leyendo en Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *