Spread the love

En los últimos meses, el alias de Ariel ha empezado a cobrar relevancia en las investigaciones que agencias del Estado vienen adelantando en torno a las actividades del Eln.

Por EL TIEMPO

Desmovilizados de esa guerrilla e informantes lo identifican como Jaime Galvis Rivera y aseguran que ha empezado a acumular tanto poder que alias Pablito –el más beligerante miembro de la cúpula de esa guerrilla– sigue sus órdenes.

“‘Ariel’ lleva varios años asentado en el estado de Apure. En zona rural de El Nula levantó en una finca llamada La Chiricoca, en donde tiene al menos tres anillos de seguridad y esquemas de protección”, dice un informe de inteligencia.

Y allí se asegura que el poder económico, militar y político que este guerrillero ha consolidado en la frontera binacional lo han llevado a convertirse en el “poder oculto” del Eln.

EL TIEMPO reveló su identidad en enero de 2019, cuando se confirmó que junto a ‘Pablito’ había diseñado el atentado terrorista que cobró la vida de 19 cadetes de la General Santander, en Bogotá.

Ahora se sabe que ha venido acumulando poder, ante la postura menos beligerante y más política que han adoptado miembros del llamado Comando Central (Coce) que permanecen en La Habana y que Colombia pide en extradición.

“Es el único integrante del Coce que ha intentado mantener su carácter clandestino para desarrollar su actividad delictiva”, le aseguró un investigador a EL TIEMPO.

Y señaló que, en su momento, se habló de pedir una circular roja de Interpol en su contra, luego de que se corroboró que fue el ‘cerebro’ del atentado a una estación de Policía en Barranquilla, en 2018, matando a 5 uniformados.

Ese tipo de acciones convirtieron a ‘Ariel’ en una ficha llamativa para miembros del régimen y más aún después del frustrado golpe militar en Caracas, el 30 de abril de 2019.

Aunque líderes de la oposición como Juan Guaidó y Leonardo Capriles no lograron convencer a todos los militares de darle la espalda al régimen, el episodio acrecentó su desconfianza hacia sectores militares.

“Esa desconfianza del presidente Maduro hacia los militares –que lo llevó a renovar su cúpula– también los obligó a explorar la alternativa irregular para la ‘defensa de la revolución’, y el Eln y las disidencias de las Farc tienen un rol clave”, precisó una fuente oficial.

Siga leyendo en EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *