Spread the love

La suerte de Álex Saab sigue en el aire. A punto de cumplir 40 días detenido en Cabo Verde, ni la presión diplomática del chavismo ni los recursos legales de su defensa han funcionado y su extradición a Estados Unidos parece más cerca. Esta semana los medios volvieron a ver a Saab esposado y escoltado por las autoridades del país africano. Pese a todo, el empresario barranquillero, el hombre de los negocios oscuros de Nicolás Maduro, no parece tirar la toalla y ha contratado los servicios del abogado y exjuez español Baltasar Garzón.

Por Semana.com

La noticia causó revuelo en la prensa internacional y reveló también hasta dónde puede llegar aún el brazo de Álex Saab, así como los dineros procedentes de la colosal corrupción del chavismo.

En 1998, cuando era juez de la Audiencia Nacional española, Garzón alcanzó fama mundial al poner contra las cuerdas al exdictador chileno Augusto Pinochet, basado en el principio de la jurisdicción universal. Aunque finalmente no logró extraditarlo a España desde Reino Unido, donde Pinochet se encontraba por asuntos médicos, Garzón logró mantener en arresto domiciliario a Pinochet durante 503 días. Asimismo, en España recuerdan los procesos judiciales encabezados por el exjuez contra los líderes de la banda terrorista ETA.

El de Álex Saab no será el primer caso en el que Baltasar Garzón abogue por personajes relacionados con la corrupción chavista. En los últimos años, ya desde su bufete Ilocad SL, Garzón ha participado en asesorías a Nervis Villalobos, un exviceministro de Energía del Gobierno de Hugo Chávez vinculado a millonarias contrataciones corruptas en ese sector. Un caso similar es el de Diego Salazar, detenido en Venezuela desde 2017 y primo de Rafael Ramírez, quien fue durante años presidente de PDVSA, la estatal petrolera venezolana. Salazar buscó a Garzón para asesorarlo en su intento por lograr desbloquear una millonaria cuenta en el Banco de Andorra.

Garzón, además, ha estado ligado a la defensa del exdirector de la inteligencia venezolana Hugo el ‘Pollo’ Carvajal, también pedido en extradición por los Estados Unidos acusado de narcotráfico. Algunas de esas causas han representado ingresos millonarios para el bufete del jurista español, según ha revelado la prensa de su país.

Con la contratación de Garzón, Saab le suma un nuevo capítulo a una historia ya de por sí aderezada con ingredientes cinematográficos: la internacionalización del caso del supuesto testaferro de Nicolás Maduro.

Siga leyendo en Semana.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *