Spread the love

El 8 de julio de 2020, Facebook eliminó una red de activos involucrados en una conducta ilegal coordinada que se enfoca en varios países latinoamericanos e influye en temas políticos en la región, desarrollados por Estraterra, una firma ecuatoriana de relaciones públicas que operaba en Canadá, así como a consultores políticos y ex empleados del gobierno de Rafael Correa en Ecuador.

Si bien las operaciones con fines de lucro que trabajan para influir en los resultados políticos no son nuevas ni novedosas, la exposición de otra compañía que realiza tales operaciones demuestra cuán extendido se ha vuelto el fenómeno.

Facebook atribuyó estos activos, incluidas 77 páginas, 41 cuentas de usuario y 56 perfiles de Instagram a los administradores ubicados principalmente en Canadá y Ecuador, pero con contenido también dirigido a otros países, incluidos Argentina, Bolivia, Chile, Uruguay y Venezuela. Gran parte del contenido parecía estar relacionado con las elecciones, con muchas páginas promocionando candidatos específicos de izquierda en el período previo a las elecciones y luego cayendo inactivo a partir de entonces.

El contenido revisado por el DFRLab no parecía ser desinformación o incluso manipulado, pero los activos en sí mismos parecían estar coordinados y presentaban elementos de autenticidad.

En su anuncio del derribo, Facebook escribió:

«Esta red se basaba en una combinación de cuentas auténticas y no auténticas, algunas de las cuales ya habían sido detectadas y deshabilitadas por nuestros sistemas automatizados. Esta operación, que también estuvo activa en otras plataformas de Internet, se activó en torno a eventos cívicos como elecciones, a veces publicando en ambos lados del debate político, y luego abandonó o pausó su actividad. Utilizaron cuentas falsas para hacerse pasar por locales en países a los que apuntaban, publicar y dar me gusta a su propio contenido, llevar a las personas a sitios fuera de la plataforma y administrar páginas que se presentaban como noticias independientes en los países a los que apuntaban. Algunas personas detrás de esta actividad crearon varias cuentas duplicadas con su propio nombre. Esta red publicó noticias nacionales en los países a los que se dirigió, incluidos temas como política, activismo, elogios y críticas a los candidatos políticos, elecciones, el gobierno de Venezuela, apoyo y críticas al presidente de Ecuador, partidos políticos en la región, incluidos Farabundo Martí Frente de Liberación Nacional en El Salvador, partido peronista en Argentina y partido progresista en Chile.

«Encontramos esta red como parte de nuestra investigación interna sobre sospechas de conducta no auténtica coordinada en la región. Aunque las personas detrás de esta actividad intentaron ocultar sus identidades y coordinación, nuestra investigación encontró vínculos con consultores políticos y ex empleados del gobierno en Ecuador y Estraterra, una firma de relaciones públicas con sede en Canadá. Estraterra ahora está prohibido en nuestras plataformas».

Esta tampoco es la primera vez que una plataforma de redes sociales detecta actividad coordinada no auténtica vinculada a Ecuador. En septiembre de 2019, Twitter eliminó 1.019 cuentas vinculadas al partido político Alianza País (AP), un movimiento político vinculado al ex presidente Rafael Correa. El último derribo de Facebook se parecía mucho al derribo de Twitter en 2019, ya que algunos de los activos de la red reconocieron abiertamente su apoyo a Correa al crear publicaciones a favor de su partido político.

El DFRLab encontró evidencia de que una de las cuentas de usuario eliminadas era la de un ex empleado del gobierno en Ecuador que había sido asesor de la Secretaría Nacional de Administración Pública durante la presidencia de Correa. El mismo ex empleado también es cofundador de Estraterra.

La investigación también confirmó las conexiones entre los activos en Facebook e Instagram, así como las relacionadas con los sitios web fuera de la plataforma vinculados a los activos. Algunos de estos sitios web compartieron contenido similar, usaron la misma cuenta de usuario para Google Analytics y agregaron la misma ID de editor para una cuenta de Google AdSense; muchos también fueron alojados en el mismo servidor.

En general, esta operación siguió un patrón que el DFRLab ha visto muchas veces antes: una compañía con fines de lucro que opera una serie de activos de Facebook e Instagram, así como sitios web afiliados fuera de la plataforma.

Puedes leer la investigación completa de DFRLab aquí.

Vía Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *