Spread the love

La detención del empresario colombiano Alex Saab en la isla de Cabo Verde ha sido uno de los golpes más fuertes recibido por el régimen de chavista en los últimos meses, pues Saab es considerado por Estados Unidos la pieza fundamental para organizar el entramado de corrupción, lavado de activos y narcotráfico que mantiene en el poder a Nicolás Maduro.

Sin embargo, esta no ha sido la primera vez que Alex Saab que la justicia intenta capturarlo. En el 2018 fue frustrado un intento de captura contra el cuestionado empresario. Lo que salvó a Saab de la justicia fue la alerta que recibió a través de su abogado y asesor Abelardo de la Espriella sobre el plan que había para arrestarlo.

En ese episodio frustrado del 2018 salieron airosos tanto Saab como sus familiares pues un policía corrupto dio información confidencial a la firma de Abelardo de la Espriella, sobre un plan en el que se pretendía apresar al empresario, indicaron informes judiciales reportados Univisión.

Un teléfono, fue el premio que recibió Eddie Andrés Pinto Rúa el policía investigador que dió la información a María Paula Escorcia, una de las abogadas del bufete de De la Espriella. Por el hecho fue condenado el funcionario.

La abogada declaró en una denuncia judicial en Colombia que el funcionario policial le informó sobre la operación de captura contra Alex Saab 23 días antes de que ocurriera.

«Entonces me dice que no hable nada por teléfono ya que él todo lo escucha y que mejor mande a la familia Saab de vacaciones para que no los capturen», declaró Escorcia.

La mujer de 28 años de edad dijo que las instrucciones de sus patrones era hacerle el juego al policía. Un iPhone fue el que la abogada entregó al policía para que hablara con ella, por órdenes de sus jefes. Según el fallo contra el policía, esté aspiraba a recibir unos $160,000.

Finalmente, el 26 de septiembre cuando la abogada ya había recibido copiosa información sobre la investigación confidencial y el posible arresto de Saab y sus familiares, denunció al patrullero por extorsión.

A esas alturas, el operativo policial para capturar a Saab y a los demás ya había fracasado.

Siga leyendo en Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *