Spread the love

Ronald Ramírez es un funcionario público de recorrido discreto, pero su valía se la otorga su condición de miembro, otro más, de la compleja red de Alex Saab. Semanas antes de su intento por tomar posesión física de la presidencia de Monómeros, Ramírez había representado en Caracas a Adon Trading FZE, una empresa registrada en los Emiratos Árabes Unidos y ligada al portafolio de compañías que el empresario colombiano usa para sus negocios con el chavismo.

Como representante de Adon Trading FZE, Ramírez ofreció semillas e insumos a los productores agrícolas. Según las fuentes que conocieron del negocio, Adon Trading FZE compraría esos productos a algunas transnacionales temerosas de negociar directamente con el gobierno de Maduro tras las sanciones financieras impuestas por la administración de Donald Trump desde 2018, o por los consabidos incumplimientos de pago que lastran de riesgos financieros las transacciones con el régimen bolivariano. Luego la compañía los revendería a sus clientes finales en el mercado venezolano.

Aunque el negocio al final no se materializó, dejó el rastro de otro tinglado societario con el que Saab y Pulido intentaban ampliar sus nexos comerciales con Venezuela.

¿Quién es Ronald Ramírez?

A Ronald Alexander Ramírez Mendoza no lo dejaron entrar a Colombia. El recién estrenado presidente de la empresa Monómeros Colombo Venezolanos se enteró que estaba en una lista de 200 colaboradores del gobierno de Nicolás Madurro inadmitidos por autoridades migratorias colombianas justo cuando aterrizó la mañana el miércoles 30 de enero al aeropuerto internacional Ernesto Cortissoz de Barranquilla.

La  decisión “soberana y discrecional” de no permitir la entrada a funcionarios de Maduro forma parte de las medidas tomadas por el Grupo de Lima para tratar la crisis venezolana, según un comunicado de Migración Colombia.

Ramírez Mendoza apenas había cumplido un mes y 10 días en el cargo  de presidente de la empresa venezolana con sede en Barranquilla cuando fue rebotado del aeropuerto del Atlántico colombiano. Fue designado el 20 de diciembre de 2018 mediante el decreto presidencial No. 3.706.

El día anterior a su inadmisión, el senador barranquillero José David Name había solicitado que se negara su ingreso al país y se le impidiera ejercer la presidencia de la empresa porque podría tener consecuencias negativas para el país debido a su relación con el chavismo, argumentando que podría ejecutar movimientos financieros del régimen del vecino país.

Ramírez ha ejercido la mayor parte de su carrera en puestos de la administración pública en Venezuela, indica su cuenta en la red social Linkedin. Venezolano de 46 años, es licenciado en Comercio Internacional de la Universidad Alejandro de Humbolt, con sede en Caracas. Tiene una especialidad en Derecho Tributario de la Universidad Santa María de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui.

Entre 1997 y 2003 ocupó el cargo de promotor de exportaciones del Ministerio de Industria y Comercio de Venezuela. Luego fue nombrado viceministro de Industria, puesto que ejerció hasta el 2005 cuando se convirtió en consejero económico para la embajda de Venezuela en España.

Desde 2006 hasta 2008, ocupó el cargo de vicepresidente de desarrollo industrial de la Corporación Venezolana de Guayana. Luego, se convirtió en el gerente de regímenes aduaneros del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) en Venezuela.

En 2009, asumió la dirección de logística de Makro Comercializadora con sede en Venezuela y desde el 2011 se venía desempeñando como gerente de Borets International en Venezuela hasta que fue nombrado en 2018 presidente de Monómeros Colombo Venezolanos.

La empresa

Monómeros Colombo Venezolanos es una empresa filial de la venezolana Pequiven que fabrica productos químicos. Con una capacidad de producción de 1,3 millones de toneladas y 700 empleados directos, cubre el 46% del mercado de fertilizantes de Colombia y exporta a países del Caribe y Centroamérica.

Otrora símbolo de la alianza colombo venezolana, fue inaugurada el 9 de febrero de 1967 durante los gobiernos de venezolano Raúl Leoni y el colombiano Carlos Lleras. En 2006, Colombia vende su participación en la empresa quedando como único dueño el gobierno de Hugo Chávez  a través de la petroquímica Pequiven. Pese a ser venezolana, mantiene su sede en Barranquilla.

En 2007, Monómeros se vio envuelta en un escándalo por el pago  de 135 mil dólares a la senadora colombiana Piedad Córdoba que fue acusada de recibir  apoyo del gobierno venezolano para su campaña electoral.  La parlamentaria explicó que esos giros estaban destinados a la promoción del acuerdo humanitario entre las Farc y el gobierno colombiano.

Vía Liseth Boon / Runrun.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *