Spread the love

A mediados de junio, comenzó a correr el rumor de que el narcotraficante mexicano Nemesio Rubén Oseguera Cervantes “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) había sido asesinado. La información nunca fue confirmada por ninguna autoridad mexicana.

«El Mencho», como se le conoce popularmente, ocupa ahora la lista de prioridades de la DEA, toda vez que el Chapo está ya preso en una prisión federal cumpliendo cadena perpetua.

Para los Estados Unidos, el CJNG es responsable por inundar el país con toneladas de drogas sintéticas como metanfetaminas, heroína, cocaína y fentanilo. Estas son algunas de las sustancias más adictivas y que generan  más problemas a los servicios de salud estadounidenses. 

Desde que se formó en 2011, el Cartel Jalisco Nueva Generación, expandió su actividad a todo México, Colombia y, desde luego, Estados Unidos.

Se presume que el CJNG opera en al menos 21 áreas de EE.UU, principalmente en Los Ángeles, El Paso, Nueva York, Chicago y Florida, con conexiones que llegan a Canadá, Argentina, Holanda, Ghana, Nigeria, Marruecos, Rusia, China, Corea del Sur, Alemania, Perú, Centroamérica, Bolivia, Malasia, Indonesia, Vietnam, Polonia, Australia y Camboya.

Esta expansión hace que desde 2018 se considere que superó al Cártel de Sinaloa  como la organización narcotraficante más grande de México. Y desde desde octubre de ese año, el gobierno de Washington busca capturar al Mencho. Hay una recompensa de 10 millones de dólares  para quien proporcione información que lleve a su captura.

Venezuela en la órbita de El Mencho

Tras ser certificadas por todos los organismos de seguridad que luchan contra el narcotráfico en la frontera colombo venezolana las estrechas relaciones entre el ELN y el régimen de Nicolás Maduro, la alianza entre los carteles colombianos y mexicanos incluye en el negocio a la estructura que opera en Caracas.

La presencia del CJNG ha sido detectada por la inteligencia colombiana en los departamentos sureños de Putumayo y Nariño, fronterizos con Ecuador, y en el Norte de Santander, limítrofe con Venezuela, zona dominada por el ELN con la protección y anuencia del régimen venezolano.

Siga leyendo en Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *