Spread the love

«La familia Pujol Ferrusola ha aprovechado su posición privilegiada de ascendencia en la vida política/social/económica catalana durante decenios para acumular un patrimonio desmedido, directamente relacionado con percepciones económicas derivadas de actividades corruptas». Así comienza el auto con el que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata pone fin a ocho años de investigación en torno al clan Pujol. Todos al banquillo: el ex president CataluñaJordi Pujol i Soley, su mujer y sus siete hijos, acompañados de otras 18 personas.

Manuel Marraco – Ángela Martialay | El Mundo

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 considera que la fase de instrucción puede darse por terminada y que hay indicios de delito para juzgarles por delitos de pertenencia a una organización criminal o asociación ilícita, blanqueo de capitales, fraude a la Hacienda Pública y falsedad documental.

El juez ha comunicado este jueves el llamado auto de transformación en procedimiento abreviado, equivalente al procesamiento y que da paso a que las acusaciones personadas presenten sus concretas peticiones de condena contra los 27 investigados. Además de la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del EstadoPodemos ejerce la acusación popular.

En la resolución, el juez procede contra el ex presidente de la Generalitat, su mujer Marta Ferrusola Llados y contra sus siete hijos, además de contra otras 18 personas que participaron o colaboraron en las actividades ilegales. Entre ellos, la ex mujer de Jordi Pujol FerrusolaMercé Gironés, o los empresarios Luis Delso HerasCarlos Sumarroca Coixet y Carlos Sumarroca Claverol.

Nada de herencia

Las 509 páginas del auto describen multitud de operaciones que explican la fortuna de los Pujol. El juez rechaza con contundencia la tesis de que su origen esté en la fortuna del padre del ex president. «Desde luego, existen indicios sólidos que acreditan que no proviene, como se alega por los miembros de la familia, de una herencia familiar procedente de Florensi Pujol Brugat».

La realidad es que el dinero detectado tiene tres orígenes. En algunos casos, se trata de pagos ilícitos realizados por personas «vinculadas con distintas empresas, que realizaban pagos millonarios a la familia, disimulados bajo distintas estructuras societarias más o menos sofisticadas y utilizando diferentes paraísos fiscales y fórmulas contractuales». El juez resalta que todos estos contratos simulados «encontraban su contraprestación en el ejercicio de concretas influencias por parte de la familia Pujol Ferrusola en adjudicaciones, cambios de calificación urbanística, adjudicación de concesiones, etc., a lo largo y ancho del espacio geográfico catalán».

En otros casos los pagos a los Pujol se producían «simplemente para congraciarse» con la familia «o para mantener la buena relación que ya tuvieran con ellos y así hacerse acreedores a futuras adjudicaciones y favores políticos y contractuales». Eran un pago adelantado de favores posteriores. «Es muy importante insistir de nuevo en este extremo», explica el instructor.

Finalmente, existe un tercer bloque de ingresos de origen «desconocido», pero «desde luego» no vinculado a ninguna herencia.

La «Madre Superiora» y el «capellán»

El auto explica que la actuación de los Pujol Ferrusola estaba perfectamente organizada. En la cúspide, el ex president y su esposa. «El liderazgo de la organización estaba encarnado en Jordi Pujol Soley y Marta Ferrusola Llados quien, de hecho, se autodenominaba la ‘madre superiora de la congregación’».

La siguiente pieza importante era el primogénito. Jordi Pujol Ferrusola, «el capellán de la parroquia», es quien ha «mantenido y gestionado durante años este importante patrimonio económico de procedencia ilícita», tanto en Andorra como en otros países. El destino del dinero obtenido de las comisiones eran «toda clase de inversiones mobiliarias, inmobiliarias y operaciones financieras de distinta índole». El objetivo era «reintegrarlo a la vida comercial lícita», es decir, blanquearlo, «siempre en beneficio de la familia y de cada uno de sus integrantes».

Siga leyendo en El Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *