Spread the love

El caso del colombiano Álex Saab, capturado en Cabo Verde (África insular) y pedido en extradición por Estados Unidos, vive sus horas más tensas.

Por EL TIEMPO

Como lo anticipó EL TIEMPO, el señalado testaferro del régimen de Nicolás Maduro, fue trasladado la noche del viernes desde la cárcel central de Ribeirinha, en la ciudad de Mindelo, y llevado vía aérea a la Isla de Sal, donde fue capturado el pasado 12 de junio por solicitud de Estados Unidos.

«Aún queda un paso administrativo para que sea entregado a la DEA», le dijo a EL TIEMPO una fuente enterada.

Y confirmó que hace 24 horas, el propio Saab, calificado por el  régimen como un agente especial del Gobierno Bolivariano de Venezuela, pidió ser valorado por un médico y un psiquiátra.

«Aseguró  que quería dejar constancia de que se encontraba en óptimas condiciones y de que no va a intentar suicidarse.
 Teme que lo asesinen y que parezca que se quitó la vida», dijo un antigua allegado al barraquillero, a quien la justicia de Estados Unidos considera la clave para llegar a las  fortunas ocultas del régimen y a los movimientos de oro y de dólares hacia Turquía, Irán y Rusia.

Siga leyendo en EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *