Spread the love

Stella Morris y Baltasar Garzón, abogados de Julian Assange, y el excónsul Fidel Narváez han declarado este lunes en la Audiencia Nacional que desconocían haber sido espiados por la empresa española UC Global SL, encargada de la seguridad de la Embajada de Ecuador en Londres donde permaneció el fundador de Wikileaks durante siete años.

Por José María Irujo | El País

Los tres han comparecido en calidad de testigos en la causa que sigue el juez José de la Mata contra el exmilitar David Morales, dueño de la empresa jerezana UC Global SL por distintos delitos, entre ellos la grabación de las conversaciones de los letrados del ciberactivista, para el que EE UU ha solicitado su extradición.

Morris, pareja de Assange, ha relatado que un técnico de UC Global SL le advirtió de que le habían ordenado robar un pañal de un bebé que un actor británico llevaba en ocasiones a la embajada para visitar a Assange, y que se había negado ya que el objetivo era analizar las heces y saber si era hijo del fundador de Wikileaks. La abogada reveló recientemente que había tenido dos hijos con el australiano durante su largo encierro en la legación diplomática.

El abogado Aitor Martínez ha mostrado a Morris imágenes de sus reuniones con Assange, entre ellas una de ambos con uno de sus bebés, y la letrada ha roto a llorar, según testigos presenciales de la declaración. “Nadie nos informó de que las nuevas cámaras instaladas en la embajada grababan audios. Lo preguntamos varias veces y siempre lo negaron”, ha señalado la testigo.

Siga leyendo en El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *