Spread the love

Un hombre de nacionalidad venezolana se sentará este jueves en el banco de los acusados de la Audiencia Provincial de Palma, acusado de un delito contra la salud pública por haber sido interceptado con una alta cantidad de estupefacientes dentro de su vehículo, que usaba como taxi turístico.

El joven se enfrenta a una petición fiscal de siete años y cuatro meses de prisión, más una multa de 66 mil euros.

El acusado de 32 años fue detenido por la Guardia Civil conduciendo un ‘taxi pirata’ en Sant Antoni el 10 de septiembre del 2019, por haber ofrecido drogas al turista que llevaba en el servicio de transporte ilegal.

Los agentes revisaron su vehículo Mercedes y durante el registro encontraron numerosas dosis de toda clase de drogas preparadas para su venta. El negocio lo llevaba a cabo dentro del transporte ilegal.

Según Periódico de Ibiza«la Guardia Civil incautó algo más de medio millar de pastillas de éxtasis; 215 gramos de cocaína distribuidos en dosis preparadas para su venta; 101 gramos de MDMA; 99 gramos de ketamina; 96 gramos de marihuana; una decena de bellotas de hachís; 20 gramos de setas alucinógenas; veinte unidades de LSD; siete botellines de GHB y poco más de 11 gramos de Tucibi, la cocaína rosa también conocida como la droga de la alta sociedad por su elevado precio».

Además, los agentes incautaron al detenido tres telefonos celulares y más de 900 euros, procedentes de la venta de las sustancias.

Según el escrito de acusación, la droga intervenida habría alcanzado en el mercado ilícito un valor cercano a los 22 mil euros.

El venezolano acusado de los hechos, se encuentra detenido provisionalmente.

Vía Primer Informe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *