Spread the love

Primero fue Nicolás Maduro y luego, Manuel Cristopher Figuera, general del Ejército venezolano en el exilio. Ambos han dicho que fichas del régimen venezolano tienen infiltrados a miembros de las Fuerzas Armadas de Colombia.

Incluso, Jorge Rodríguez, ministro de Comunicaciones del régimen, aseguró que, por esa vía, lograron desarticular la operación de mercenarios contra Maduro (de marzo pasado), bautizada ‘Gedeón’ y calificada por algunos como un fiasco y por otros como un montaje.

En Colombia, el tema de la infiltración ha sido asumido como otro golpe bajo de Maduro para involucrar al país en su conflicto. Pero el caso ha ido tomando vuelo por el supuesto rol que el capturado Álex Saab –agente del régimen y señalado testaferro de Maduro– tendría en esta infiltración. Además, por declaraciones del expresidente Andrés Pastrana.

De hecho, su colega, el expresidente Álvaro Uribe, también se ha referido al supuesto espionaje de agentes de Cuba, y esas afirmaciones tenían inquieta a la inteligencia del Ejército que, en medio de los perfilamientos ilegales, llevaban un expediente sobre este tema llamado ‘Orinoco’.

En el caso de Saab, la fuente primaria es el general venezolano Figuera, exdirector del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebín).

EL TIEMPO lo ubicó y reveló que tuvo una conexión con Saab, el miércoles 27 de febrero de 2019, a través de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, luego de que al colombiano se le incendiara un depósito con alimentos en el puerto de La Guaira.

(Lo invitamos a leer: La turbia historia detrás de la salida del general Buitrago)

“Recibí una llamada por la red social WeChat de Cilia Flores, solicitándome, de parte de Maduro, que mandara un equipo de investigación al puerto, para determinar la causa del incendio en uno de los depósitos del empresario Alex Saab y me envió su contacto. Luego le escribí un mensaje a Maduro para verificar y me contestó ‘Ok’ ”, narra el general.

¦Y agrega que procedió a enviar un equipo de especialistas para que revisaran grabaciones de video y entrevistaran a los presuntos responsables: “Todo lo coordiné con el empresario. Hacia las 2 p. m., Cilia Flores volvió a llamarme, solicitándome un avance de la investigación y a decirme que el presidente estaba muy pendiente. Acto seguido, llamé al empresario Saab, le dije que si creía que el equipo de investigación no estaba haciendo bien el trabajo, que me llamara a mí”.

De acuerdo con Figuera, para calmar los ánimos, Saab se puso a sus órdenes.

“Me dijo espontáneamente que tenía muchos contactos con empresarios, banqueros, militares y personas de la inteligencia de Colombia; le pregunté si eran confiables, me respondió que ‘totalmente’. ‘Muy interesante’, le dije. En ese punto me invitó a que nos tomáramos un café y que él me pondría en contacto con ellos. El encuentro nunca se concretó, pero me quedó claro que Saab era uno de los ‘caballos de Troya’ de Maduro”, le explicó Figuera a EL TIEMPO. Y aseguró que cuando Colombia lo acogió temporalmente, también se lo dijo a las autoridades.

Aunque Figuera no dio nombres ni rangos, porque no se reunió con Saab, tras sus declaraciones el expresidente Andrés Pastrana también habló de la infiltración venezolana.

En recientes declaraciones, Pastrana ha afirmado que, por su importancia, Saab es la ‘joya de la corona’ y que Colombia no debía descartar pedir su extradición, en caso de no ser enviado a Miami. Además, que Maduro tiene infiltrado a cuerpos de inteligencia colombianos.

Y a NTN24 le agregó, citando a Figuera: “Álex Saab era el que tenía a altos generales de la Policía y de la inteligencia colombiana comprados, información que conoce ya el ministro Carlos Holmes Trujillo y no se ha hecho nada”.

Siga leyendo en EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *