Spread the love

No es ningún secreto que la reina Letizia y el rey emérito Juan Carlos I no es que tengan precisamente una relación cercana. Todo lo contrario. Ya desde el principio del noviazgo de Felipe con Ortiz, desde la Familia Real se presionó mucho al entonces príncipe para que se alejara de Letizia.

En este sentido, la figura de su padre, el entonces rey Juan Carlos, jugó un papel fundamental. Fue él quién instó a los amigos de Felipe a que intentaran persuadirle para que se olvidara de una Letizia a la que no quería en la Familia Real. Algo que, cómo no, la hoy reina no ha olvidado. Ni olvidará.

La reina Letizia toma el mando

Es por eso que en los últimos años, a raíz de los diferentes escándalos que han ido girando en torno el emérito, la reina ha conseguido ir desplazándolo poco a poco lejos de la institución.

Siga leyendo en Diario Gol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *