Spread the love

Inteligencia militar llevaba meses siguiéndole la pista a Ramón Rodríguez Guerrero, quien fue detenido el viernes 26 de junio por la noche en el barrio Siete de Agosto. Le van a imputar falsedad en documento público y tráfico de migrantes, pero su historia podría ir mucho más allá de esos delitos.

En la noche de viernes 26 de junio, oficiales de Migración Colombia y de la Policía llegaron a la casa de Ramón Rodríguez Guerrero, ubicada en el barrio Siete de Agosto de Bogotá. La misma casa a la que inteligencia militar llevaba meses siguiéndole la pista, pues había detectado que allí llegaban con regularidad venezolanos cuyo estado migratorio era irregular, y arribaban también militares que habían desertado al régimen de Nicolás Maduro. “¿En qué lugar y fecha nació usted?”, le preguntaron las autoridades. “El 16 de 1980 en Arauca”, respondió, nervioso, Rodríguez. “Cante el himno nacional”, le dijeron a continuación. Pero Rodríguez no pudo entonar ni la primera estrofa completa. “Usted es venezolano, hombre”. “Sí”, admitió él.

Ahora, Rodríguez está detenido en la URI de La Granja, occidente de Bogotá, mientras le imputan dos delitos: falsedad en documento público y tráfico de migrantes. Lo que han podido documentar las autoridades es que recibía a los venezolanos y les entregaba carros de perros calientes para que estos se pusieran a venderlos en las calles. Ese detalle, para las autoridades, es menor. Lo que más les ha llamado la atención es que Rodríguez Guerrero recibiera también en su casa a antiguos militares venezolanos que le dieron la espalda al gobierno del presidente de su país, Nicolás Maduro. Según lo que inteligencia militar y policía judicial han podido establecer, Rodríguez era el administrador de esta cuenta de Instagram:

 

View this post on Instagram

 

A post shared by resist.ve.col (@resist.ve.col) on

Se trata de una cuenta en redes sociales de opositores del chavismo. Pero Rodríguez, según inteligencia militar colombiana, es hermano de una política perteneciente al chavismo y él mismo es cercano al régimen de Maduro. De acuerdo con la información que se ha podido recoger de él, en 2015 sacó una cédula colombiana original, pero basada en datos falsos, que habría expedido la entonces registradora de Puerto Rondón (Arauca), Doris Yaneth Murillo Clavijo. Con esa cédula, Rodríguez sacó un pasaporte y viajaba con frecuencia a Panamá. Las autoridades colombianas creen que se trata de un infiltrado del chavismo entre opositores venezolanos que iba al vecino país a entregar la información que lograba recopilar.

Siga leyendo en El Espectador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *