Spread the love

La joven modelo Camilla Fabri salió a relucir en noviembre del año pasado cuando llegó a los titulares de todo el mundo porque la justicia italiana le incautó lujosos bienes, tras seguimientos de movimientos sospechosos de su multimillonaria cuenta bancaria.

Según reseñó el diario Il Tempo de Italia para la fecha, las autoridades italianas confiscados un edificio, obras de arte y un aproximado de 1,8 millones de euros a nombre de Camilla Fabri, esposa de Saab.

Ahora la modelo vuelve a la palestra tras la captura en Cabo Verde de Alex Saab, su esposo, considerado el más grande testaferro de la historia del chavismo.

Fabri, una modelo con breves pasantías televisivas, había comenzado a mostrar un nivel de gasto y derroche que no se correspondía con sus ingresos.

Aunque sólo ganaba 1.800 euros al mes, la chica tenía un nivel de gastos más alto, que comenzaba con un apartamento cuyo alquiler era de 5.800 euros al mes y una camioneta Range Rover, valorada en casi 55 mil euros.

En 2018 su nivel de vida mejoró notablemente: compró un apartamento en el cuarto piso de la Via Condotti, una de las calles más elegantes de Roma y que pudo haber costado cerca de 5 millones de euros, según reportes de la prensa italiana.

Toda esta vida comenzó a tenerla Fabri cuando comenzó su relación con el empresario barranquillero Alex Saab, hoy en las manos de las autoridades caboverdianas y en trámites de extradición para Estados Unidos

El rastreo del dinero que hizo la fiscalía italiana a Fabri, reveló que provenía del Reino Unido, gracias a transferencias de Kinlock Investment, una compañía dirigida por el novio de su hermana, Lorenzo Antonelli, con acciones de un fideicomiso británico y una compañía de Dubai.

Siga leyendo en Primer Informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *