Spread the love

Irving Gatell (Gatell-Bueno)
@IrvingGatell

1. Te voy a contar algo sobre otro terrible error que suelen cometer los Socialistas y que, por cierto, lo está cometiendo de un modo muy preciso el presidente de México. Tiene que ver con un mito sobre la riqueza mal distribuida. Así que vamos ahí…

2. Es un hecho que la riqueza no está distribuida de modo parejo. Unos pocos tienen muchísimo. Muchísimos tienen poco o nada. Es una característica de la sociedad humana supongo que muy anterior a cuando Sargón de Akkad se convirtió en el primer emperador de la Historia.

3. Así que lo primero que hay que entender es que se trata de un problema con el que ha evolucionado la sociedad desde SIEMPRE. A veces, los socialistas (y posmodernos, de paso) se confunden terriblemente con esto y creen que es un drama aportado por el Capitalismo. Error.

4. En el discurso de muchos teóricos del marxismo, el Capitalismo vino a joderlo todo (¿Joder qué? ¿Las condiciones de vida feudales? No jodan…). Por eso se devanan los sesos tratando de explicar cómo destruir al Capitalismo, cuando podrían usar la cabeza en algo mejor.

5. Le ponen demasiada atención a eso de “la acumulación capitalista” (un rasgo que, en realidad, es herencia feudal). Cierto: es un problema. Un zoquete que genera mucha riqueza pero se la guarda toda se vuelve más problema que solución. Pero eso ha cambiado mucho con el tiempo.

6. Con el paso del último siglo, el Capitalismo ha evolucionado notablemente, y parte de esa evolución ha sido entender que acumular la riqueza no sirve, ni para el que la tiene ni para los demás. El buen capitalista invierte. Gana más dinero, pero también hace ganar a otros.

7. A los socialistas esto les hace mucho ruido en la cabeza. Vamos a concederles que su punto de partida sea realmente un sincero deseo de justicia social. De que no haya gente que muere de hambre o que no tiene acceso a servicios de salud. Eso, como idea, está perfecto.

8. El problema es cuando crees que eso se resuelve eliminando a los ricos (y no me refiero a matarlos; sólo a tomar su riqueza y repartirla entre los pobres). Ahí hay un severo fallo de concepto en relación a LO QUE ES JUSTO.

9. Justicia no es que todos tengan lo mismo. De hecho, eso es profundamente injusto. Hay gente con más agallas, con más emprendimiento, con más inteligencia, con más disciplina o con mejores hábitos de trabajo. NO ES JUSTO que tengan lo mismo que un pelotudo que no hace nada.

10. Y es que esa es la otra cara de la sociedad: Así como hay gente productiva y trabajadora, hay flojos irredentos que no están dispuestos a tomar ningún riesgo ni a hacer el mínimo esfuerzo. Y también hay tarados. Muchos. Abundan.

11. Ahora bien: Así como hay de unos y de otros, también hay cabrones explotadores que encuentran el modo de ahorrarse el esfuerzo y mejor explotar a la gente vulnerable, dependiente o estúpida, y de ese modo enriquecerse por la vía fácil. Es otra parte molesta de la realidad.

12. El error frecuente en las ideologías socialistas o de izquierda es la estúpida generalización según la cual todos los que tienen mucho (o muchísimo) son, por definición, explotadores. Eso es falso. Muchos son, simplemente, gente lista y trabajadora.

13. Del mismo modo, los socialistas pueden incurrir con mucha facilidad en el error generalizador según el cual todos los pobres son víctimas que deben ser reivindicadas. Que hay que darles (incluso hasta la razón) sólo porque son pobres. Falso. No todos los pobres son buenos.

14. En el otro extremo, un error muy común en las ideologías de derecha es la generalización según la cual es pobre el que quiere. Que todo es una cuestión de voluntad y que si le echas ganas, tienes que salir adelante. Y si no lo haces, es tu culpa.

15. Todas las generalizaciones son igualmente idiotas. Hay que entender que la sociedad humana es un fenómeno demasiado complejo en el que coexisten todo tipo de seres humanos, y que es imposible simplemente trazar una línea y poner a estos de un lado y a aquellos en el otro.

16. Hay ricos admirables, listos y trabajadores, como también hay ricos despreciables, explotadores y de mierda. Hay pobres que son verdaderas víctimas de las circunstancias, y hay pobres que son unos irresponsables de mierda. Por cierto: La mayoría estamos en medio de todo eso.

17. ¿Cuál es la solución? El socialista tiende a soñar con una revolución que corrija de golpe todos estos vicios sociales. Bien, ya se demostró tras más de un siglo de experiencias, que eso SIMPLEMENTE NO ES POSIBLE. No va a pasar. NUNCA. Ni modo.

18. Lo que mejor ha funcionado es EL FORTALECIMIENTO DE LAS INSTITUCIONES (oficiales y civiles por igual). Organismos democráticos y autónomos capacitados para ponerle límite a cualquier posible exceso, ya sea de un particular o del gobierno.

19. Lo trágico es que cuando un gobierno de izquierda llega al poder (como en México), suele pasar que llega con la idea de que “somos muy ricos, pero todo lo tienen acaparado los ricos”. Suponen que todo es cosa de recuperar ese dinero “porque es del pueblo” y ya. A gastar.

20. Lo dijo López en sus tiempos de candidato: Eliminando la corrupción, México dispondría de 500 mil millones y con eso alcanzaría para hacer felices a todos. Es la idea que he explicado: el rico es corrupto, malo; le quitamos el dinero, lo repartimos, y todos somos felices.

21. López ya se topó con que la realidad NO ES ASÍ. En primera, todo ese dinero NO EXISTE. Es un mito. La riqueza ya no funciona como en la era feudal, cuando sí podías tomar por asalto un castillo y encontrar un tesoro. Lamentablemente, los paradigmas de López sí son feudales.

22. Confiado en que todo sería cuestión de “recuperar el dinero de la corrupción”, se puso a gastar a lo tonto. Literalmente. Como Chávez en Venezuela. Como el Che cuando lo pusieron al frente del Banco central de Cuba. La idiota idea de que la riqueza EXISTE por sí misma.

23. La riqueza tiene que generarse. Un país rico es el que está generando riqueza todo el tiempo. Riqueza que va más allá del oro o de los billetes (algo que los socialistas con cabeza feudal todavía no superan). Si detienes los procesos que la generan, quiebras.

24. Eso es lo que le pasó a Cuba y a Venezuela, y le está pasando a México: en su afán de redistribuir la riqueza, se interrumpieron los procesos generadores. Y, oh sorpresa, de repente descubrieron que no había riqueza. Y entonces, a sufrir. Y a culpa a otros, claro está.

25. La riqueza no se tiene que redistribuir. Se tiene que generar, y se tiene que INCLUIR a todos en dicha dinámica. Y que se pongan a trabajar, porque tampoco hay por qué mantener güevones como Noroña o Ackerman. Que alguien les explique, por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *