Spread the love

Thaís García | Conexäo Política

(Traducción libre de Primer Informe)

El Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, propuso «construir una economía que sea menos dependiente de China, para que el país pueda evitar mejor las interrupciones de la cadena de suministro», informó el Nikkei Asia Review.

La propuesta provocó un acalorado debate en el mundo político chino.

Los planes causaron escalofríos en el Partido Comunista Chino, ya que más economías en el mundo están listas para seguir el ejemplo japonés. Reino Unido, UE y Estados Unidos pueden seguir su ejemplo.

En Beijing, se dice que los grandes del Partido Comunista Chino (PCCh) están en pánico.

En Zhongnanhai, un área en el centro de Beijing donde los líderes del Partido Comunista Chino y el gobierno estatal tienen sus oficinas, «hay serias preocupaciones acerca de que las compañías extranjeras se retiren de China», dijo a Nikkei Asia Review una fuente económica china. «Lo que se ha discutido particularmente es la cláusula del paquete económico de emergencia de Japón que alienta (y financia) la restauración de las cadenas de suministro».

Si la pandemia no hubiera sucedido, la primera visita de estado del dictador comunista chino Xi Jinping a Japón ya habría ocurrido, después de que Xi declaró con orgullo una «nueva era» en las relaciones chino-japonesas. Hubiera aplaudido a Abe mientras Japón se preparaba para el próximo gran evento, los Juegos Olímpicos de 2020.

En cambio, el viaje de Xi y los Juegos Olímpicos de Tokio se han pospuesto, y las relaciones chino-japonesas se encuentran en una encrucijada.

La nueva política de Abe

Los signos de la nueva política de Abe fueron visibles el 5 de marzo.

Finalmente, Japón pudo evitar el desastre del crucero Diamond Princess, pero aún tuvo el desafío de prevenir la propagación del virus chino en su territorio.

En esa fecha, casualmente el mismo día en que se anunció el aplazamiento de la visita de Xi a Japón, el gobierno japonés celebró una reunión del Consejo de Inversión para el Futuro. Abe, que preside el consejo, dijo que quería que las bases de fabricación de productos de alto valor agregado regresaran a Japón.

En la mesa estuvieron presentes líderes empresariales influyentes, como Hiroaki Nakanishi, presidente de la Federación Empresarial de Japón, el lobby comercial más grande del país, más conocido como Keidanren.

«Debido al coronavirus, menos productos están llegando de China a Japón «, dijo Abe. «La gente está preocupada por nuestras cadenas de suministro».

De los productos que dependen en gran medida de un solo país para la fabricación, «deberíamos intentar trasladar artículos de alto valor agregado a Japón», dijo el líder. «Y para todo lo demás, debemos diversificarnos en países del ASEAN [Asociación de Naciones del Sudeste Asiático]».

Los comentarios de Abe ocurrieron cuando las interrupciones llegaron al sector de autopartes y otros productos de los cuales Japón depende de China, impactando seriamente las actividades corporativas de Japón.

Abe estaba formando una política de «alejarse de China».  

Con Japón paralizado por el coronavirus chino, China está observando de cerca, tal vez preguntándose si estaba a punto de sufrir un drenaje industrial.

Esta tendencia sacudiría los cimientos del modelo de crecimiento de largo plazo de China.

Vía Primer Informe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *