Spread the love

La fiscalía federal del Distrito Sur de la Florida, con sede en Miami, considera poner la lupa sobre las actuaciones de ex soldados norteamericanos en la llamada Operación Gedeón, por potenciales violaciones a leyes federales, y por poner en riesgo potencial a otros operadores por la fallida incursión militar en Venezuela.

La investigación, entre otros aspectos, abordará la actuación del ex boina verde Jordan Goudreau, y buscará establecer si se violaron leyes que ameritan la apertura de un proceso criminal. Se usarán para tales indagaciones una serie de comentarios contradictorios que el ex combatiente estadounidense ha hecho desde que un pequeño grupo de combatientes voluntarios, a los que él presuntamente entrenaba, lanzó el pasado domingo una incursión con la idea de derrocar a Nicolás Maduro.

Miembros del Congreso de los Estados Unidos han consultado al Departamento de Estado sobre si conocía los planes de Goudreau, mostrando preocupación por una posible violación a las reglas del tráfico de armas.

Desde antes de la incursión fallida, una investigación de la agencia Associated Press (AP) colocó a Goudreau en el centro de un complot tramado con Cliver Alcalá Cordones, un ex general del ejército chavista, con quien coordinaba el entrenamiento secreto de docenas de militares venezolanos en campamentos secretos en Colombia, para llevar a cabo una operación rápida contra Maduro.

Los hombres habrían estado siendo preparados para el combate en tres campamentos rudimentarios en Colombia con la ayuda de Goudreau, quien es cabeza de la compañía Silvercorp con sede en Florida, según dijeron varias fuentes al periodista Joshua Goodman.

Sin embargo el complot parecía tener la marca del fracaso pues carecía del apoyo de la administración Trump, además de estar infiltrado por una vasta red de inteligencia entrenada por Cuba, aliada de Maduro.

Siga leyendo en Primer Informe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *