Spread the love

Al alba y con cielo nuboso, empezó este 16 de abril de 2020 la ‘Operación Mordaza’.

El burofax, firmado de puño y letra por Pablo Iglesias Turrión, y dirigido al director/a de Periodista Digital, conmina de entrada a reproducir una nota, con relación al artículo titulado ‘El rumor del divorcio de Iglesias y Montero, con amante incluida, agita la cuarentena de Podemos’, que publicamos el pasado 4 de abril.

Dice textualmente en su mensaje previo el vicepresidente Iglesias, subrayando la frase: «Entiendo que su divulgación únicamente pretende causarme perjuicio a mí y al resto de personas mencionadas en el artículo».

Basta leer la pieza, para comprobar que nada más lejos de nuestra intención, como alejado está este chusco burofax, que su protagonista remite desde su mansión de Galapagar en lugar de hacerlo desde el edificio del INIA, donde ha sentado sus reales con sus 10 asesores personales, del deseo de Iglesias de defender su derecho a la intimidad.

Lo que se busca y basta echar hoy un vistazo a la portada del ‘ABC o a los periódicos y medios online que todavía conservan una pizca de decencia y cierto orgullo profesional, es asustar y provocar la autocensura.

Siga leyendo en Periodista Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *