Spread the love

Luego de la iniciativa del Gobierno de los Estados Unidos de emprender una investigación judicial en contra de 15 jerarcas del régimen, éstos reaccionaron al ordenar una especie de “cacería de brujas” dentro de Venezuela.

El diputado a la Asamblea Nacional venezolana(AN), Omar González Moreno, denunció que la “usurpación desató sus demonios para amenazar al país” esto en referencia a la política de intimidación auspiciada desde las más altas esferas del poder.

El asambleísta aseguró que el régimen “huye hacia adelante” y reactiva un proceso de acoso en contra los factores democráticos del país como respuesta a los procedimientos judiciales emprendidos desde Washington.

“Esos cabecillas del sistema que destruyó al país ordenaron a sus cuerpos de represión, así como a sus grupos paramilitares y parapoliciales, materializar un plan de guerra psicológica basado en el amedrentamiento en contra de organizaciones opositoras y diputados de la AN”.

Denunció que la sede de Vente Venezuela en la población de El Tigre al sur del estado Anzoátegui y en otros estados del país, fueron vandalizadas, así como la fachada de la casa familiar de los diputados Carlos Andres Michelangeli en Barcelona y Armando Armas en Lechería y de otros dirigentes opositores.

“Esto es parte de un plan que probablemente no se quedará tan solo en pintas en las paredes, sino que endurecerán con el paso del tiempo para alcanzar en los objetivos del hostigamiento que no son otros que causar temor en quienes luchan por la libertad”.

El parlamentario rechazó también el secuestro de dos colaboradores cercanos del presidente interino y la presencia de cuerpos policiales en los alrededores de la residencia del mandatario encargado Juan Guaidó, con el pretexto de investigar casos de Coronavirus en el sector.

El legislador fue enfático al indicar que las amenazas no solo son graffitis en paredes, sino que se materializan en voces oficiales como la del propio Maduro amenazando a Guaidó o la de otros voceros oficialistas hablando de investigaciones contra dirigentes democráticos.

“Maduro tiembla en Miraflores con la sola idea de ser capturado por la DEA, lo que le hace actuar como una fiera herida, lo cual lo convierte en un factor aún más peligroso de lo normal”, alertó el diputado anzoatiguense.

Más fuerza

El diputado anzoatiguense recalcó que frente a tal arremetida de los secuaces del régimen, nuestra respuesta es una: más fuerza.

Aprovechó para enviar su solidaridad a cada familia y activista político señalado en esta ola de amenazas.
Hizo mención especiall a Miluzma Bolívar, secretaria política de Vente Guárico; a Eleazar Betancourt, coordinador de Formación de Cuadros de Vente Yaracuy, a Luis Valencia Márquez y a toda la Dirección Ejecutiva de Vente en El Tigre, estado Anzoátegui.

“Hacemos responsable al régimen de lo que pueda ocurrir con cada uno de ellos o con cualquier otro opositor”, dijo para concluir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *