Spread the love

José López, el ex secretario de Estado sorprendido cuando pretendía ocultar el botín de los sobornos en un convento, le confiesa al juez que el dinero era de Cristina Fernandez de Kirchner.

López le confesó al juez que el dinero y las joyas incautadas, pertenecían a Cristina Fernández y que él únicamente cumplía órdenes.

La noche del monasterio el mandato venía de Fabián Gutiérrez, secretario personal de Kirchner e intermediario recurrente en los asuntos turbios de la expresidenta.

José López, está en prisión desde hace más dos años, fue condenado a 19 meses por portación ilegal de armas de fuego durante aquella noche del convento de General Rodríguez.

Claros ejemplos de lo ocurrido en Argentina durante la «década ganada» que les permitió a los Kirchner desangrar al país sureño.

1- En Argentina, el Frente para la Victoria no pudo empezar y terminar un solo gasoducto.

Apenas, desplegó 50 km del Juana Azurduy, en el NOA pero nunca culminaron el gasoducto que le daría fluido a cuatro estados subnacionales sin ese combustible: Formosa, Corrientes, Chaco y Misiones. Culminaron dos obras minúsculas en la Patagonia, el Cordillerano y el Néstor Kirchner, que llegan a pocas decenas de miles de personas.

2- No edificaron ninguna represa hidroeléctrica de relevancia. Escasamente culminaron Caracoles, en San Juán, una obra que ya estaba muy avanzada hacia 2003. Nunca se empezaron siquiera Garabí, Chihuidos y Barrancosa-Condor Cliff (rebautizada Kirchner-Cepernic).

3- No llevaron adelante de principio a fin ninguna autopista determinante. Exiguamente completaron la Rosario-Córdoba, cuyos primeros cuatro tramos ya había inaugurado el ex presidente Carlos Menem. Además, nunca llegaron con la 14 hasta Posadas, Misiones.

Con enorme dificultad cubrieron con doble cinta asfáltica hasta Paso de los Libres, Corrientes.

4- Los incumplimientos viales fueron absolutos en los siguientes casos: la 11, desde Santa Fe capital hasta Formosa; la 5, hasta Santa Rosa de la Pampa; la 7, hasta San Luis; la 33 de Rosario a Venado Tuerto; la 34, de Rosario a Rafaela; la 9, desde Córdoba hasta Salta; la 8, desde Pilar hasta Pergamino; la 3, desde Caleta Olivia hasta Comodoro Rivadavia. Los K deliraron inclusive con soterrar la 9 de Julio en Capital Federal. Nunca electrificaron el Roca.

5- En materia de ferrocarriles nunca hicieron el tren rápido a Ezeiza, ni electrificaron el San Martín y el Roca. No extendieron la red de subtes ni recuperaron la red de pasajeros del interior. Con gran culpa, tras la masacre del Once, compraron locomotoras y trenes a China. Jamás soterraron el Sarmiento. Jamás hicieron el tren rápido Retiro-Avellaneda. Jamás se inició el tren binacional Mendoza-Chile o el bioceánico Puerto Deseado-Chile.

6- Un párrafo aparte para la locura de cuatro trenes balas desde Buenos Aires hacia Rosario, Córdoba, Mendoza y Mar del Plata.

7- La única central nuclear concluida, Atucha II, es una obra que comenzó en la década de los años noventa.

8- La energía renovable brilló por su ausencia. No hubo parques eólicos en la Costa Atlántica ni parques solares en la Puna. Cómo funcionaba el desvío de fondos de De Vido y Baratta en Yacimiento Río Turbio

9- El déficit habitacional se agrandó.

Pobremente, entregaron 40 mil viviendas por año (lo mismo que en la década menemista). Para engañar a las estadísticas, recurrieron al eufemismo de «soluciones habitacionales» equiparando baños, cocinas o meras ampliaciones con una casa completa.

Las ciudades se favelizaron, Los edificios en las villas de emergencia duplicaron su altura.

10- Si hablamos de carbón, gastaron cientos de millones de dólares en una usina ubicada en Río Turbio, Santa Cruz, que aún no ha logrado funcionar. La lista podría extenderse hasta el aburrimiento.

¿Por qué nos enojamos por bolsos con unos pocos palos verdes cuando el robo a lo largo de doce años y medio se acerca a casi un presupuesto anual argentino completo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *