Spread the love

Una investigación evidenció el negocio del gobierno de Nicolás Maduro para comprar despensas en México que luego revendió 112% más caras a los venezolanos de escasos recursos. Algunos de los funcionarios involucrados en ese intercambio comercial fueron señalados por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

El trabajo realizado por la reportera Claudia Solera, de Excélsior, y Roberto Deniz, de Armando.info, fue publicado en agosto de 2017 y dio cuenta del negocio.

De acuerdo con el mexicano Sistema de Información Arancelaria Vía Internet, Venezuela pagó a empresas que operan en México 16 dólares por 11 productos básicos que después revendió en paquetes a un costo de 34 dólares, reseñó Imagen Radio.

El negocio fue puesto en marcha en 2016. Caracas afirmó que el programa Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) pretende frenar la escasez de comida, acabar con intermediarios y eliminar el mercado negro de alimentos.

Entre enero y mayo de 2017, Venezuela compró a México 414 mil 124 toneladas de aceite vegetal, arroz, atún en lata, azúcar, frijol negro, lentejas, maíz blanco, mayonesa, pastas y salsa de tomate incluidos en los CLAP, desbancando a Estados Unidos como primer cliente de México en la materia.

Entre las empresas elegidas por el gobierno de Maduro para importar alimentos desde México destaca Postar Intertrade Limited, cuyo dueño, Samark López Bello, es señalado de ser prestanombres del entonces vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, uno de los señalados por EU.

Las facturas revelan que las ventas de Group Grand Limited a la Gobernación del Táchira se realizaron entre el 9 y el 31 de enero de 2017.

Mientras Postar Intertrade Limited cerraba compras millonarias en México, desde EU se emitía la siguiente alerta en contra del empresario López Bello:

Se prohíbe a las personas estadunidenses realizar transacciones o tratar de alguna manera a estas personas y entidades”.

La empresa Group Grand Limited, de los empresarios colombianos Alex Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas, ignoró las sanciones que les impuso en 2019 el Departamento del Tesoro estadunidense y, hasta hace tres meses, continuaban con el negocio de las CLAP, pero con distintas marcas de alimentos.

En 2018, en México, Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), ordenó bloquear las cuentas bancarias de 19 personas físicas y morales relacionadas con las despensas CLAP y precisó que el monto de las primeras irregularidades detectadas en la venta de despensas era de más de 150 millones de dólares.

El 18 de octubre de 2018, la PGR anunció que, gracias a las investigaciones y a la denuncia interpuesta por la UIF, se logró desarticular una red que vendía en Venezuela los alimentos a sobreprecio.

Un año después, los sancionados ganaron un amparo para desbloquear sus cuentas bancarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *