Spread the love

Al mejor estilo adeco están resolviendo sus diferencias y conflictos de intereses la nueva camada de revolucionarios del siglo XXI. Como cualquier pelea callejera donde dos féminas se halan de los pelos por el amor de un caballero, amenazando de un lado y del otro tratando de neutralizar al contrario. Como decían las abuelas, hay que comenzar por el principio.

El resentimiento del actual Fiscal General de Venezuela, Tarek William Saab, en contra del exalcalde de Guanta, Jhonnathan Marín, tiene sus orígenes por un tumbe de comisiones y algunos problemas de faldas, aunado a eso por la arremetida de un grupo político apodado “los petroleros” que encabezaban los rojitos Guillermo Martínez y Jhonnathan Marín bajo la tutela del jefe, Rafael Ramírez, en ese entonces presidente de PDVSA y vicepresidente del PSUV, quienes hicieron todo por sacar a Tarek del camino a la reelección, para lograr postular a quien fungía como alcalde de Guanta a la candidatura a la gobernación de Anzoátegui en aquel entonces. Esa pelea entre rojos ha durado unos cuantos años y hoy en día como cual alimañas que abandonan el barco cuando este se hunde, los exalcaldes y el grupo Urbano Fermín salen a contraatacar al fiscal general, siendo el verdadero cerebro de esta jugada el exalcalde Guillermo Martínez con sus conexiones en PDVSA, acusándolo de haber recibido sobornos hasta por un millón de dólares y amenazando con denunciar a quien realmente tiene el control de las contrataciones de PDVSA y a quienes la están desangrando en estos momentos. Toda una red de chantajes.

¿Tendrá algo que ver con esto que la consultoría Jurídica de la petrolera está actualmente en manos del hermano del Fiscal General encargado de nombre Douglas Saab? ¿Será cierto lo que se dice en los pasillos de la principal industria o de lo que queda de ella, en cuanto que no sale una sola contratación o pago a ninguna empresa sin tener el consentimiento y aval del ex director de Misiones Sociales de la Gobernación de Anzoátegui, es decir, Douglas Saab? ¿Será cierto que para cobrar una obra en PDVSA deben bajarse d la mula con el Dr. Saab? Está novela apenas comenzaría y tendría mucha tela que cortar. Usando el argot boxístico, apenas comenzaría el segundo round.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *