Spread the love

De acuerdo a la Oficina del Fiscal del Distrito Sur de Florida, un agente de inversiones de Miami se declaró culpable en una conspiración de amplio alcance para lavar millones de dólares de dinero asociado con el soborno y la malversación de fondos en Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA).

El ciudadano colombiano naturalizado estadounidense, Gustavo Adolfo Hernández Frieri, de 46 años, firmó el documento de culpabilidad el 27 de noviembre de 2019, ante la División de Delitos, en su Sección de Fraudes del Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Oficina del Fiscal del Distrito Sur de Florida.

El 16 de agosto de 2018 había sido acusado de nueve cargos en el Distrito Sur de Florida junto a otros siete involucrados, entre ellos el venezolano Abraham Edgardo Ortega, ex Director Ejecutivo de Finanzas de Petróleos de Venezuela PDVSA, quien trabajó desde agosto de 2004 a marzo de 2016 en varias posiciones financieras claves dentro la compañía estatal, reseñó La Gran Época.

Hernández Frieri reconoce en el documento de culpabilidad que junto a Ortega y otros responsables “deliberadamente conspiraron para lavar un total de aproximadamente 12 millones de dólares que fueron dados a Ortega como pago de sobornos por los actos de corrupción.

También reconoce que “era consciente de que había una alta probabilidad que 12 millones de dólares estadounidenses” que se movilizaron “eran productos derivados del crimen”.

En un momento Frieri conspiró con Ortega para lavar 7 millones de 10 millones de dólares estadounidenses que Ortega recibió como pago de soborno por su participación en el esquema de préstamos de la Compañía.

“Los dólares eran ganancias derivadas del crimen”, señala el documento de culpabilidad.

Inicialmente los 7 millones de dólares de Ortega fueron depositados en una cuenta en Banca Zarattini & Co. SA en Lugano, Suiza.

Durante una reunión grabada en Panamá el 2 de abril de 2016, Ortega acordó con Frieri como podía invertir el dinero. Frieri reconoce que probablemente su inversión se utilizaría para ocultar la fuente del dinero.

En el documento también se desprende que entre 2006 a 2007, Venezuela estableció asociaciones llamadas “joint ventures” entre PDVSA y compañías extranjeras/bancos extranjeros donde en general el sesenta por ciento de la empresa conjunta era propiedad de PDVSA. En este esquema podría aparecer vinculada dentro de un joint ventures de una empresa petrolera europea y una institución financiera rusa, figurando como una sociedad anónima.

Ortega recibió millones de dólares a cambio de actos y decisiones al otorgar estatus especial en sus joint ventures con PDVSA y también recibió 10 millones de dólares de Estados Unidos por un esquema de soborno, añade el documento.

Hernández Frieri contaba con las firmas financieras, Global Security Advisors (GSA) y Global Strategic Investments, en Miami, Florida, para lavar dinero con falsas inversiones de fondos mutuos y era considerado un lavador de dinero profesional.

Un informe de la Fiscalía indica que fue detenido el 25 de julio de 2018 en Sicilia, Italia desde donde fue extraditado.

En esos momentos sobre él pesaba una denuncia penal que lo involucraba con otros siete acusados en un sistema que comenzó en diciembre de 2014 para un cambio de moneda diseñado para malversar alrededor de USD 600 millones de PDVSA, obtenidos a través del soborno y el fraude. Para mayo de 2015 este monto se había duplicado a USD 1.2 mil millones.

El juicio contra Frieri había quedado programado para comenzar el 3 de febrero de 2020.

El 24 de octubre de 2018, el Departamento de Justicia presentó una información contra Ortega alegando un solo cargo de conspiración para cometer lavado de dinero, indica el La Escuela de Leyes de Stanford, en un informe del caso. Días después Ortega firmó un acuerdo de culpabilidad con el Departamento de Justicia quien desestimó otros cargos pendientes en su contra.

El 23 de septiembre de 2019, el tribunal ordenó a Ortega perder los activos en varias cuentas bancarias, así como USD 2 millones en pagarés convertibles. Ortega estaba programado para ser sentenciado el 12 de marzo de 2020.

El resto de los acusados en el esquema de constìración de lavado de fondos venezolanos son:

+ Francisco Convit Guruceaga, venezolano.

+ José Vicente Amparan Croquer, también conocido como “Chente”, un venezolano supuestamente lavador de dinero profesional. Amparan Croquer se asoció con una firma de inversión inmobiliaria española no identificada que supuestamente era una operación de lavado de dinero.

+ Carmelo Urdaneta, un venezolano ex asesor legal del Ministerio de Petróleo y Minería de Venezuela.

+ Hugo Andre Ramalho Gois, un ciudadano portugués y un supuesto lavador de dinero profesional.

+ Marcelo Federico Gutiérrez Acosta y Lara, un ciudadano uruguayo que formaba parte de un grupo propietario de al menos un banco estadounidense que facilitaba el lavado de dinero.

+ Mario Enrique Bonilla Vallera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *