Spread the love

El abogado chavista Hermann Escarrá visitó un café en Roma, donde, como dijeron algunos en tono irónico, aprovechó para “jugar con su teléfono vergatario”, que no podía ser otro sino un Iphone, como los que les gustan a los boliburgueses.

Cuentan que el rechazo por la presencia del abogado venezolano en un foro que se celebraría en Roma fue tal, que debió suspenderse.

Escarrá no dejó pasar la ocasión también para estrechar la mano del Papa Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *