Spread the love

El Servicio Nacional de Migración de Panamá no ha tenido sus mejores épocas en los últimos años, tras salir de una gestión encabezada por Javier Carrillo, quien se asegura estaba a la merced del alcohol, para que luego el órgano del Estado panameño cayera en las manos de Samira Gozaine, su actual directora, y de una u otra manera en las de la ex-diputada Balbina Herrera, quienes según personas con conocimiento de la situación, contarían con el amparo del Ministro de Seguridad, Rolando Mirones, figura que compartiría algunos puntos de coincidencia con la comunidad LGBT.

Rolando Mirones

Y se cree que estos últimos años no han sido los mejores para el Servicio Nacional de Migración panameño, ante la proliferación de distintos tipos de mafias internas, tal y como lo advierten varias denuncias de internautas en las redes. En una de esas se lee:

«…La sra. Fidedigna Fuente, asegura que la mafia en Migración es manejada por la Directora la Señora Gozaine y ella delega en su asesor de confianza un Señor Souza para qué coordiné con el hijo de Balbina Herrera, Virgilio Periñan (villito). Éste usa al abogado, Berny Jaramillo para darle impulso a los expedientes, están tramitando, cédulas, permanencia en el país y diferentes Status, por $ 10,000 dólares o más dependiendo de cada caso… En las redes sociales Chinas hacen publicidad de estos servicios!!!… Villito coordina el mercado de los chinos con un chino de la nueve de enero de nombre Winston!!!… Toda está banda está protegida por la chola Balbina…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *