Spread the love

Alex Saab y Álvaro Pulido (antes Germán Rubio) son personajes tan desalmados e inescrupulosos que han implicado a familiares (esposas, hijos, etc.) en sus turbios e ilícitos negocios, convirtiéndolos en prófugos de la justicia federal estadounidense, de Colombia y de otros países.

Familiares de ambos capos ahora son acusados internacionalmente por lavado de dinero por los departamentos del tesoro y justicia, las agencias policiales y cortes federales de los Estados Unidos, Interpol y por la fiscalía de Colombia.

Entre otros delitos los acusan de evasión fiscal, blanqueo y legitimación de capitales, enriquecimiento ilícito y varias transgresiones más.

Demostrando tener una mente y espíritu retorcidos, Alex Saab convirtió en fugitivos y objetivos internacionales de la justicia a su ex-esposa, su esposa actual, todos sus hijos (a excepción de la más pequeña, que aún no cumple la mayoría de edad y vive en Italia), sus hermanos, cuñados y cuñadas, primos e incluso a su propia madre.

El padre de Alex Saab, un inmigrante palestino, que ingresó a Colombia con pasaporte libanés, jamás imaginaría que su esposa e hijos terminarían formando parte de las listas negras de las agencias internacionales de justicia.

Y aunque no se conoce del todo si por eso fue que la ex-esposa de Saab, Cynthia Eugenia Certain Ospina, terminó en brazos de otro hombre, lo cierto es que Alex Saab acabaría por truncarle el destino a todos a su alrededor, hasta a su guapo hijo actor, quien empezaba su carrera en Los Ángeles, la meca de la industria cinematográfica estadounidense.

Testigos clave

En 2018 fueron detenidos Robinson Ruiz Guerrero y Devis José Mendoza, quienes aparecen relacionados con varias sociedades del  narcoempresario barranquillero,  nacionalizado venezolano, Alex Saab Morán que, según la Fiscalía colombiana,  habrían servido para lavar alrededor de $25.000 millones entre 2004 y 2011.

Los detenidos fueron acusados de los delitos de concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito de particulares, exportación o importación ficticia, estafa agravada y lavado de activos a través de compra y ventas con empresas fachada.

Según la fiscalía de Colombia, Ruiz y Mendoza maquillaron informes contables de las empresas dedicadas a exportaciones e importaciones. El centro de operaciones de Saab fue una empresa dedicada al negocio de importación y exportación llamada Shatex, que fue liquidada en 2016.

Las empresas de Saab investigadas son: Venedig Capital S.A.S.; Saab Certain & Compañía, hoy liquidada; Jacadi de Colombia S.A., en liquidación desde abril de 2016; Saafartex S.A., que en 2016 cambió su nombre a Textiles Importados Andinos S.A.S; Saafartex Internacional S.A.S.; Global Energy Company S.A.S.; Constructora R & V S.A.S.; Comercializadora Nates S.A.S.; y Shatex S.A.S. Se calcula que a través de las sociedades se movieron exportaciones por más de 135 millones de dólares.

Saab Morán, sus hermanos Luis Alberto y Amir Luis Saab Morán; su ex-esposa Cynthia Eugenia Certain Ospina; y su socio Julio César Ruiz Maestre habrían huido de  Colombia. En la investigación también están relacionados otros familiares y personas cercanas a Saab, como su madre Rosa María Morán, sus hijos y su hombre de confianza Mario Germán García Palacio.

La ex-fiscal de Venezuela, Luisa Ortega, de quien algunos sospechan pudo haber recibido sobornos millonarios para proteger a Saab, acusó al empresario de corrupción en el contrato de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), en el que  aseguró tendría intereses Nicolás Maduro y hasta un hijo de la ex-senadora Piedad Córdoba, a quien algunos conocen como “Teodora”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *